13 de junio de 2019
13.06.2019
Emprendimiento

Una ingeniera malagueña condecorada por el Rey

La creadora de la empresa de férulas impresas en 3D bajo el nombre Fiixit, Raquel Serrano, es una de las 30 personas que la semana que viene recibe la medalla al mérito civil que entrega la Casa Real y que acoge con gran ilusión esta joven de Alhaurín de la Torre

13.06.2019 | 18:10
Raquel Serrano con el diploma que acredita la condecoración que recibirá.

Hace una semana que le llamaron para informarle de que era una de las 30 personas elegidas para recibir la condecoración al mérito civil que otorga la Casa Real y todavía se emociona al contarlo y pensar en el reconocimiento que va a recibir.

La joven ingeniera en Diseño Industrial Raquel Serrano (29), de Alhaurín de la Torre, y al frente de Fiixit, una empresa centrada en crear férulas impresas en 3D que desbanquen a la clásica escayola, recibe la semana que viene el reconocimiento que más vértigo le produce desde que comenzó su andadura profesional hace cuatro años. El rey Felipe VI le entregará la condecoración al mérito civil, una entrega que se realiza en el Palacio Real y que premia a personas de a pie por ser un ejemplo para la sociedad o destacar en algún sector, algo que le pilla de nuevas y reconoce que aún está sorprendida por la noticia. «Lo que hago es un proyecto muy bonito y cuesta mucho tiempo para verle frutos y mi mayor alegría es cuando alguien que no he visto nunca me llama para dar las gracias pero que el rey te de una condecoración por tu buen hacer y lo que consigues, me pone la piel de gallina», expresa.

El martes que viene está citada para ensayar junto al resto de personas que serán premiadas y cenarán juntos para conocerse, un día en el que irá acompañada por su pareja. El miércoles es el gran día y sus padres, hermano y abuela estarán allí para disfrutar en primera persona del momento e inmortalizarlo. «Es una conmemoración que nació con el rey Alfonso XIII con un real decreto en 1926», resume Raquel, quien ha aprovechado la oportunidad para conocer un poco más el origen de estos premios. Sin embargo, hasta casi el último momento Raquel ha vivido un poco ajena al proceso de selección de este reconocimiento.

Asegura que hace dos semanas recibió una llamada del departamento de Igualdad de su localidad, Alhaurín de la Torre, donde le solicitaron su currículum y datos como DNI y fecha de nacimiento. Facilitó todo y al preguntar para qué, nadie quiso contarle qué tramaban. «Me dijeron solo que sorpresa», explica. Días después, una llamada de un cargo de la Junta de Andalucía le detallaba todo: El presidente de la Junta, Juanma Moreno, la propuso para recibir este premio y le avisaban porque en los próximos días le llamarían de la Casa Real para un breve entrevista telefónica y cerrar todo. «Cogí el teléfono por si era algo importante cuando iba con mis padres al cine a ver Aladdín», recuerda ilusionada. Entonces, un poco incrédula de lo que estaba sucediendo, al día siguiente recibió la llamada de la Casa Real donde la esperan el próximo martes junto a 29 personas más.

Nuevo rumbo a su carrera

Raquel está al frente de Fiixit y trabaja para que las férulas realizadas con impresión 3D lleguen cada día a más gente. «Seguramente el modelo de negocio para llegar a más sea tener las impresoras en la ortopedia. Dar una formación en impresión 3D y que las hagan allí porque lo que más demora genera es el envío», resalta. Sin embargo, ahora afronta un reto nuevo y acaba de asociarse con el cirujano de Traumatología y Ortopedia Stephan Meschian y han creado Medicmodel, empresa que busca integrar la impresión 3D en la planificación quirúrgica. «Por ejemplo, cuando un paciente tenga un tumor grande en la cadera y el trauma abra para ver el tumor, nosotros haremos algo tan sencillo  como una réplica anatómica del tumor con solo un TAC», explica. Una copia exacta que se puede palpar y que ofrece la posibilidad de ver cuál es la mejor fórmula para acabar con el tumor.

Otro de los objetivos de Medicmodel es crear instrumental quirúrgico a medida para las intervenciones. El médico solo tendrá que solicitar el pedido y el papel de Raquel será diseñar y crear con impresión 3D la herramienta específica que requiere ese facultativo para operar a equis paciente. Material a medida que en ocasiones echan en falta los médicos. Sin mucho tiempo para pensar en vacaciones, salvo breves escapadas como la de Lisboa de estos días, Raquel están inmersa en lograr la licencia necesaria para que esté todo en regla y poder meter en quirófano todo el material que fabriquen, un paso que esperan que esté resuelto para el próximo otoño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook