La Diputación de Málaga ha concluido un estudio en el que se reflejan los recursos humanos y los medios materiales con los que cuentan los servicios de Protección Civil de la provincia para hacer frente a situaciones críticas.

Se trata del Estudio Estratégico ante Riesgos Extraordinarios en la Provincia, realizado bajo la dirección del Servicio de Protección Civil de la Diputación de Málaga que ha contado con la colaboración de las agrupaciones locales.

La vicepresidenta cuarta de la Diputación y responsable del Área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento del Territorio, Natacha Rivas, junto al diputado de Seguridad, Emergencias, Patrimonio, Mantenimiento y Servicios, Manuel Marmolejo, han presentado hoy a las agrupaciones locales de Protección Civil este estudio que actualiza la información que existía hasta ahora y que databa del periodo 2011-2016 y que está sujeto a cambios y sugerencias por parte de todos.

Rivas ha destacado el papel que juega Protección Civil para planificar los medios y planificar las respuestas adecuadas ante situaciones de catástrofes naturales, industriales, sanitarias o tecnológicas.

En este sentido, ha indicado que con el estudio se ha llevado a cabo una exhaustiva recopilación de datos para la elaboración de fichas municipales, así como de gráficos estadísticos y cartografía, en las que se incluyen el número de voluntarios existentes de Protección Civil y activables en caso necesario, así como el grado de formación de estos; los medios disponibles, como vehículos, vestuario, instrumentos de señalización y protección del voluntario; y la capacidad de colaboración con otras agrupaciones de la comarca.

Planes de intervención

"De esta manera -ha concretado la vicepresidenta-, nos ha permitido conocer la relación zonal de las agrupaciones, sus potencialidades, materiales y la logística existente y necesaria para el buen fin de las intervenciones, y a partir de ahí se ha configurado un mapa social y un mapa de medios y recursos".

Asimismo, se ha analizado la situación en que se encuentran los instrumentos para la intervención en situaciones críticas, como los planes de emergencias municipales y otros planes referidos, por ejemplo, a sismicidad, contaminación litoral o inundabilidad.

Natacha Rivas también ha incidido en que uno de los resultados del estudio es el diseño de un mapa de intervención comarcal y la interrelación entre agrupaciones, así como su conexión provincial. En este sentido, se planteará la división de la provincia en nueve grupos comarcales o zonas de actuación, que tendrán autonomía para movilizarse e intercambiar medios materiales e información, "lo que hará más efectivas las intervenciones ante emergencias", ha recalcado.

Foto de familia de la presentación del mapa provincial de recursos de Protección Civil. L.O.

‘Ponte el chaleco’

Natacha Rivas ha añadido que también se va a poner en marcha la campaña ‘Ponte el chaleco’, para la captación de voluntarios de Protección Civil en toda la provincia para apoyo ante emergencias.

Actualmente, en la provincia existen medio centenar de agrupaciones locales de Protección Civil activas que integran a unos 1.800 voluntarios.

Rivas ha recordado que las agrupaciones locales son organizaciones de carácter social y altruista que, dependiendo orgánica y funcionalmente de las entidades locales, tienen como finalidad la participación voluntaria en tareas de prevención, socorro y protección, por lo que constituyen un eslabón imprescindible en la gestión de situaciones críticas. Por ello, ha animado a formar parte de estas agrupaciones.

Paralelamente, ha comentado que para ser voluntario de Protección Civil hay que ser mayor de edad, tener vocación de ayuda a los demás, contar con tiempo libre y superar las pruebas de conocimientos relacionados con el servicio. Las solicitudes de inscripción deben presentarse en los respectivos ayuntamientos.