El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ejecuta estos días las obras de reconstrucción del puente sobre el arroyo del Valle en el tramo del llamado camino de Moncayo, cortado totalmente al tráfico desde hace unas semanas debido a la gran envergadura de este proyecto.

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha destacado la importancia de la actuación en cuanto a la seguridad vial de la zona y de los residentes, ya que la capacidad de desagüe quedará casi triplicada respecto a la estructura anterior, que se desbordó varias veces en el pasado y quedó muy dañado tras las inundaciones del otoño-invierto de 2019.

Otra de las grandes ventajas de esta actuación es que se está elevando el nivel de la rasante de la carretera, lo que suavizará la antigua pendiente y otorgará mayor visibilidad al tramo.

La obra de ingeniería que consiste en la sustitución de los antiguos tubos de 1.800 milímetros de diámetro por un armazón prefabricado de hormigón de cinco metros de ancho por dos metros y medio de alto, lo cual evitará los desbordamientos por riadas. El proyecto quedará rematado con la instalación de las balizas, vallas y señalizaciones.

La reconstrucción del paso por el llamado arroyo del Pozo tiene un coste cercano a los 100.000 euros, con cargo a las arcas municipales, en un 50% y a la Administración General del Estado, en el otro 50%, y constituye la última de las obras necesarias para recuperar infraestructuras dañadas por aquel temporal, con financiación parcial del Gobierno central.

Los trabajos afectan al camino de Moncayo, que se encuentra en el acceso a La Alquería entre la carretera MA-3300 a la altura de la Venta Purguine y el centro de la barriada rural, que ahora mismo está totalmente cortado.