Una operación de la Policía Nacional ha permitido desmantelar en Ronda y Arriate dos guarderías de droga cuyo destino final era Francia. Según la Policía Nacional, los investigados, de origen franco-marroquí, contaban con una vivienda en el municipio de Arriate en la que hacían acopio de estupefacientes para su posterior transporte al país galo. Los registros han supuesto la intervención de 40 kilos de hachís, 186 kilos de marihuana, un fusil de asalto AK-74 y una pistola semiautomática (ambas municionadas), dos vehículos y un dispositivo de geolocalización.

La investigación se inició gracias al intercambio de información entre la Policía Nacional y las autoridades policiales francesas. En este sentido, la Oficina Antinarcóticos (OFAST) gala informó trasladó la existencia de una vivienda unifamiliar en el municipio malagueño de Arriate donde los miembros de una organización franco-marroquí podía estar almacenando droga. Los agentes españoles localizaron el inmueble y acreditaron movimientos sospechosos en el interior de la finca. En un momento dado, vieron salir a un pequeño camión cargado con material de obra. Al volante iba un ciudadano francés de origen árabe con antecedentes por tráfico de drogas en su país, si bien tras ser interceptado por agentes de la Comisaría Local de Ronda se comprobó que no transportaba mercancía ilegal.

A principios de junio, sin embargo, los investigadores se percataron de que una furgoneta de transporte de mercancías abandonaba la vivienda con dirección a Antequera, motivo por el que solicitaron el apoyo de la comisaría de dicho municipio. "Cuando el vehículo se aproximó al control policial, su conductor aceleró bruscamente, obligando a uno de los agentes a saltar para evitar ser arrollado", han explicado. Este fue el inicio de una persecución por diversos caminos y carreteras comarcales por los municipios de Antequera, Archidona y Villanueva de Algaidas en la que participaron unidades de la Policía Nacional, Guardia Civil y la Policía Local de Antequera para interceptar la furgoneta, que llegó a embestir a un vehículo de la Policía Local en repetidas ocasiones. Finalmente, el conductor perdió el control y se estrelló en un camino rural, si bien emprendió la huida a pie y no pudo ser localizado. En el interior de la furgoneta fueron localizados 186 kilos de cogollos de marihuana, 75 kilos de hachís y una pistola semiautomática municionada.

En la vivienda de Arriate, los investigadores intervinieron 360 kilos de hachís divididos en pastillas de 100 gramos y un fusil de asalto AK-74 con un cargador municionado, quedando acreditado y probado que dicha vivienda era empleada como guardería. Poco después, los investigadores localizaron el camión que había sido identificado días antes en una recóndita finca del municipio de Ronda. Los agentes lo examinaron y encontraron un doble fondo en la parte trasera, mientras la vivienda, que desprendía un fuerte olor a hachís, también estaba vacía en ese momento, pero revelaba que la organización también la había usado como almacén.

La investigación continúa abierta a fin de localizar al individuo francés fugado, así como a terceros miembros de la organización criminal.