La consejera de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha vuelto a pedir al Estado la convocatoria urgente de la Mesa Nacional de la Sequía ante la escasez de agua en todo el territorio nacional y, muy especialmente, en Andalucía.

La idea es, como ha explicado, abordar en conjunto la situación del país y que desde la administración central se «pongan en marcha medidas de emergencia que vengan a dar respuesta al grave déficit hídrico que sufren las cuencas».

Crespo ha insistido en que «la política de agua es una de las prioridades del Gobierno andaluz esta nueva etapa legislativa» y así lo ha trasladado el presidente de la Junta de Andalucía en su encuentro con el presidente del Gobierno de España, ya que el futuro pasa por contar con unos buenos recursos hídricos.

De ahí que una de las primeras acciones de la consejera de Agua será mantener una reunión en Madrid con el secretario de Estado, fijada para el 9 de septiembre. Crespo trasladará la petición de que «se utilicen más fondos Next Generation para la ejecución de esta política hídrica», y están dispuestos a llegar a un acuerdo con el Estado, como en la legislatura anterior, para que se establezcan prioridades e inversiones y se puedan ejecutar de forma más ágil proyectos, infraestructuras y medidas para paliar los efectos de la sequía.

Carmen Crespo ha subrayado que «trabajando juntos se consiguen mayores logros» y ha vuelto a demandar la bonificación del agua desalada a 0,30 euros, no solo para los regantes, también para municipios que tienen en la desalación su única forma de abastecimiento. La consejera ha insistido en la necesidad de que el Gobierno de España active la doble tarifa eléctrica, que supondría un importante ahorro a los regantes.

La consejera ha destacado que «no se puede desdeñar ninguna fuente hídrica y vamos a luchar por las transferencias y trasvases que nuestra comunidad autónoma se merece y por que rija el principio de solidaridad entre cuencas con excedentes de agua y cuencas deficitarias». De lo contrario, «nos pondrían en clara desventaja respecto a otros territorios de España, no solo en el ámbito agrícola, también en el turístico o el industrial».