Hacía bastante tiempo que ‘El cultureta’ no acodaba sus teorías políticas sobre la barra de La Bodeguilla. Desde que se fue a vivir junto a la playa, no se le había visto el pelo por esta tertulia que huele a lomo en manteca y a montaña. Sin embargo, su peculiar oratoria no se ha oxidado. Enseguida, sigue la conversación por dónde la había dejado meses atrás y rebusca en la filmografía del cineasta malagueño Pedro Temboury para ponerle un título a una carnicería de fuego amigo que le pilla cercana. Sus interlocutores lo ven venir. Saben que pasará por alto aquella otra película del mismo director bautizada como Ellos robaron la picha de Hitler para centrarse en la de Kárate a muerte en Torremolinos. «En el PSOE de Torremolinos, para ser más exactos», matiza ‘El cultureta’ antes de sacar toda su artillería.

Sus argumentos sostienen que el PSOE torremolinense también ha encallado en ese extremo cainita que tiene malherido al partido en otras ciudades de la Costa del Sol Occidental como Fuengirola y Estepona, en las que las elecciones municipales suelen ser un paseo confortable para el Partido Popular.

Muchas de las claves las encuentra en el obituario de José Ortiz en la política municipal que su palique escribe sobre la marcha: «No sé cómo aguanta esa caída a los infiernos a la que lo ha condenado su propio partido después de que en el congreso regional hicieran ver qué era el ‘rey del mambo’ y lo proyectaran como el perfecto anfitrión; quién iba a decirlo tras haber sido más papista que el Papa en la causa de Juan Espadas, igual que lo fue con Susana Díaz para ganar poder cuando le puso el nombre de ella -aunque luego renegara de la trianera- a la Casa del Pueblo».

A ‘El cultureta’ no le queda duda de que Ortiz pasó a «la lista negra» la misma noche en la que Dani Pérez ganó con más del 80% de los votos las primarias: «Los aplausos en solidaridad con el ‘crítico’ Pepe Ortiz por lo de la moción de censura en el congreso provincial tenían un punto de paripé, él se empeñó en hacer una política tan personalista y en montar una agencia de colocación con guiños a Luciano Alonso que ha desembocado en el motín que su propio grupo municipal le hizo en el Pleno -con la connivencia de la dirección provincial- para que no cobrase de la Mancomunidad; el espectáculo fue tan lamentable que Margarita del Cid sigue frotándose las manos tras perdonarle a él la vida, flaco favor se están haciendo entre todos al regalarle Torremolinos al PP».

‘El cultureta’ pasa, en ese punto, a referirse a la Asamblea Local del PSOE de Torremolinos que en los próximos días elegirá al sustituto de Ortiz como secretario general y apunta que «sus detractores dicen que ha intentado presentarse, aunque ya ha agotado el máximo permitido de 12 años si no eres alcalde; la moción de censura les ha venido bien para alejarlo del timón orgánico».

El panorama actual arroja un enfrentamiento para sucederlo entre dos concejales, Antonio Navarro y Antonio Ruiz Jaime, que tienen en común el deseo de que el control del PSOE de Torremolinos deje de estar en manos de Ortiz lo antes posible. Eso sí, el hecho de que Maribel Tocón -la portavoz municipal «que le puso los clavos en la cruz a Ortiz»- vaya con Navarro como ‘número 2’ marca el camino lógico para que «la candidata del aparato provincial» pueda disputarle al PP la alcaldía.