Llevas tiempo dándole vueltas, pero todavía no terminas de decidirte a comprar una vivienda. Aquí te damos las claves para que salgas de dudas y tomes la mejor decisión gracias a esta nueva herramienta, una calculadora que te ayuda a conocer de primera mano los gastos que vas a tener que afrontar en esta operación inmobiliaria.

¿Cuáles son las razones por las que la gente se decide a adquirir una vivienda?

Tener bienes siempre aporta una mayor estabilidad. Deberás tener dinero ahorrado y un trabajo estable que te permita ser solvente para hacer frente a una hipoteca, es cierto, pero el precio de las mensualidades de esta suele ser menor que las del alquiler.

Por ello, aunque a priori suponga un gran desembolso para ti, conseguirás ahorros de forma más rápida que si vivieras como inquilino. Y cuando tengas la hipoteca completamente pagada, serás propietario con todas las de la ley.

Teniendo un hogar en propiedad, podrás modificarlo a tu gusto o hacer reformas. fizkes

Si decides alquilar la vivienda, la convertirás en un activo y empezarás a sacarle rendimiento. Si, por el contrario, tu situación económica empeora o deseas vivir en otro lugar, siempre puedes vender la propiedad.

Teniendo un hogar en propiedad, podrás modificarlo a tu gusto o hacer reformas. Además, tus hijos pueden heredar el inmueble y les asegurarás así un techo para su futuro.

¿Qué hay que hacer para solicitar una hipoteca?

Salvo que puedas pagar al contado y en un único pago, para adquirir una vivienda tendrás que solicitar un préstamo hipotecario. Los bancos deben asegurar el pago de las cuotas de los hipotecados durante toda la vida del préstamo y por ello no suelen aprobar todas las solicitudes. El sueldo y la estabilidad son esenciales para la concesión de una hipoteca. Debes tener ingresos asegurados para que el banco sepa que podrá cobrar sin problemas las cuotas del préstamo todos los meses, cuotas que no podrán superar el 35% de tus ingresos netos.

Para verificar tu situación laboral, te pedirán tu contrato de trabajo. En este sentido, los funcionarios y trabajadores por cuenta ajena con contrato indefinido lo tendrán más fácil que aquellos que tengan contratos temporales, de obra y servicio o que estén en situación de desempleo. Los autónomos, por su parte, deben tener un negocio estable con beneficios demostrables en, al menos, los dos últimos años previos a la solicitud de la hipoteca.

El sueldo y la estabilidad son esenciales para la concesión de una hipoteca. Krakenimages.com

La antigüedad en tu puesto de trabajo y no tener deudas pendientes también son requisitos que los bancos tendrán en cuenta.

No existe una edad mínima para pedir una hipoteca, pero siendo joven te será más difícil ser solvente. Por otro lado, los bancos suelen exigir que el hipotecado no tenga más de 70 años cuando termine de pagar la hipoteca.

Gastos asociados a la compra de una vivienda

Las entidades bancarias financian, como máximo, el 80% del valor de tasación o de compraventa de la vivienda. Por ello, deberás tener ahorrado el 20% restante para poder pagar la entrada. 

Además de esto, adquirir un inmueble significa tener que hacer frente a una serie de gastos relacionados con la compraventa y la hipoteca, el 10% aproximadamente, como son la escritura pública en la notaría, los impuestos o la inscripción en el Registro de la Propiedad. 

La hipoteca, ¿a tipo fijo o variable?

La hipoteca que solicitemos puede ser a tipo fijo o variable. Con la hipoteca a tipo fijo, la cuota y el tipo de interés se mantienen iguales durante toda la vida del préstamo hipotecario. El plazo de amortización suele ser más reducido y ofrece unos tipos de interés más elevados.

La hipoteca a tipo variable implica cambiar de tipo de interés en cada periodo, por lo que la cuota podrá variar. Con este tipo de hipotecas, el plazo de amortización suele ser mayor y los tipos de interés más bajos que las de tipo fijo, aunque están sujetas a los cambios que se producen en los mercados. 

Con la hipoteca a tipo variable, el plazo de amortización suele ser mayor y los tipos de interés más bajos que las de tipo fijo, I AM CONTRIBUTOR

¿Es este buen momento para comprar una vivienda?

Actualmente, nos encontramos en una situación de cambios y variaciones. La guerra en Ucrania, las alzas de tipos de interés, la desaceleración económica que se espera en los próximos meses… Se prevé que el euríbor cierre 2022 por encima del 3% y todo apunta a que seguirá disparado el año que viene. De esta forma, el incremento de los costes de las hipotecas y el endurecimiento de los requisitos por parte de los bancos hará que, muy probablemente, se reduzca la demanda de viviendas.

Muchos hogares quizás pospongan sus planes y dejen para más adelante la idea de adquirir un inmueble. Sin embargo, muchos analistas coinciden también en afirmar que, después del primer trimestre del 2023, hay posibilidades de que se produzca un buen momento para comprar una vivienda en condiciones asequibles.  

La calculadora que te aclara todas tus dudas

Para ayudarte a decidir si compras ya o esperas un tiempo para adquirir un inmueble, te proponemos hacer uso de esta calculadora que, de manera rápida y sencilla, te permitirá ver de forma personalizada los gastos a los que deberás hacer frente si te decides a dar este importante paso.