21 de noviembre de 2018
21.11.2018
La Opinión de Málaga
Eurocup
Unicaja11176Mornar Bar

El Unicaja sigue batiendo récords y destroza al Mornar Bar

El equipo malagueño amplía su récord de triunfos en el arranque a 14 de 17 y pasa por encima de los montenegrinos en otro gran partido

21.11.2018 | 22:30
El Unicaja sigue batiendo récords y destroza al Mornar Bar
Shermadini, machacando.

El Unicaja consiguió este miércoles una victoria en «edición de bolsillo», ampliando sus horizontes, divirtiendo al Carpena, con una paliza excitante y humillante al Mornar Bar. Fue rápida y fulminante. No hizo rehenes el equipo malagueño, atropelló a su rival en una salida de vértigo y fue a lo suyo, a divertirse y pasarlo bien. Apenas dos minutos y medio necesitó el equipo malagueño para solventar su encuentro de Eurocup ante el Mornar Bar de Montenegro. El abonado que se quedó en la puerta apurando el cigarrillo o en el bar dándole el último sorbito a la caña se perdió lo mejor del encuentro. Porque dos minutos y medio no es absolutamente nada en este tiempo de locos en el que nos ha tocado vivir. Apenas te da para subir una foto a «Instagram» y pasarle los filtros correspondientes. En dos minutos y pico apenas te da tiempo a mirarte al espejo por las mañanas, abrir el grifo, quitarte las legañas y cepillarte los dientes. ¡Qué digo..! es imposible hacer todo eso de buena mañana.

Pues en ese tiempo, el Unicaja liquidó todo un partido de baloncesto. Que es mucho. O muy poco, según para qué. Hemos visto encuentros que han pasado de las dos horas de duración, que te han atrapado al asiento del Carpena como si fuera pegamento o al sofá de casa, y que te han tenido en vilo, sn uñas, con el corazón a 200. Pero son partidos de otro calado, no el de anoche. Nada de eso ocurrió en el Martín Carpena, donde el Unicaja, en un partido de edición de bolsillo, se cenó al Mornar Bar de un solo bocado. ¡Ñam, ñam, ñam! Y a otra cosa, mariposa. Así de fácil. Y de difícil.

El Unicaja amplió su increíble racha de inicio de curso a 14 de 17. Sí, lo han leído bien: 14 triunfos en 17 encuentros. Eso es una salvajada descomunal, por mucha Eurocup que se esté jugando, algo desnaturalizada siempre en la fase de grupos. Tiene un mérito tremendo esto que está haciendo el Unicaja. Y creo que no se está valorando de forma suficiente. Yo no sé cómo va a acabar esto, pero lo que estamos viviendo ahora es sensacional. Da gusto ver al equipo y es realmente llamativo comprobar cómo, partido a partido, sube la racha cajista. El mejor arranque de su historia tiene otra victorias más en la colección.

En dos minutos y medio, Shermadini anotó una canasta, Wiltjer fue al tiro libre con éxito, «Gio» subió dos más al electrónico, Waczynski estrenó su casillero y Wiltjer puso el 10-0. Lo de los dos minutos y medio se lo escribo porque queda mejor, resulta más sencillo de leer y comprender. En realidad, el Unicaja se fue 10-0 arriba en el marcador en dos minutos y 14 segundos. Menos que dos y medio. Cuando el Mornar Bar vio aro por primera vez luego se llegó otra galleta a mano abiert en el otro moflete: 19-2. Ni cinco minutos de partido.

El abuso del Unicaja era descomunal. El equipo malagueño llegó al descanso ganando 31-15 y puso una máxima de 28 arriba en pleno segundo acto: 58-30. Luis Casimiro tuvo tiempo de darle minutos a Viny Okouo, con 44-21, a 5:47 del intermedio. Y los verdes llegaron 62-41 al intermedio. 61 puntos en 20 minutos es una exageración. Sé que el quisquilloso de turno dirá (no sin su cuota de razón), que los 41 puntos encajados ante un rival como el Mornar Bar son un insulto a los códigos defensivos del básket. Tiene que haber de todo en esta vida...

Milosavljevic saludó con un triple la salida al tercer cuarto y después Shermadini hizo levantarse al público tras robar, correr y colarse del aro. Y, tras tiempo muerto, otra maravilla: Jaime pasa a tablero a Shermadini, en otro contragolpe, y mate del georgiano. Espectacular lo de la «pareja» y máxima diversión en el Palacio, con el Unicaja 32 puntos arriba: 77-45.

La trituradora verde siguió trabajando a destajo, con puntos de todos los colores y canastas de todos los jugadores. Fue una pasada ver al Unicaja querer más y más, a pesar de la endeblez del rival. Un triple de Dani Díez puso el 98-54, y el Unicaja pasó el límite de la centena con otra "bomba", de Brian Roberts: 101-56. Luis Casimiro, a 3:12 del final, puso en pista a Pablo Sánchez, que anotó sus primeros puntos con la camiseta del Unicaja. Al final, triunfo por 113-76, el séptimo consecutivo en la Eurocup, con un registro de 7-1 y el pase matemático al Top 16 ya en el bolsillo desde hace una semana.

Consulta las estadísticas pinchando aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes