05 de febrero de 2019
05.02.2019
Mantuvo al equipo

Milosavljevic, el motor de la remontada: "Estoy feliz"

Los focos apuntan a Jaime Fernández y Dani Díez, pero el serbio fue la clave de la reacción del Unicaja y de la gran remontada ante el Real Madrid

05.02.2019 | 05:00
Milosavljevic trata de puntear a Randolph

"Ha sido un gran partido, un partido muy loco, es muy importante haber ganado así y le agradezco a la gente el apoyo que nos ha dado".

Las flores, los elegios y los piropos se los llevó Jaime Fernández, autor del triplazo sensacional con el que el Unicaja ganó el partido en la prórroga al Real Madrid. La atención mediática, para bien y para mal, se enfocó a Dani Díez, autor del rebotazo ante el mismísimo Felipe Reyes para matar el encuentro en el tiempo reglamentario y autor de la jugada del partido, con esos tiros libres ya famosos. Sin embargo, Dragan Milosavljevic y su exhibición en la segunda parte quedaron en un segundo plano cuando lo cierto es que sin el trabajo del serbio, tanto en defensa como en ataque, el Unicaja nunca hubiera remontado los 21 puntos de desventaja. Y, en estos días, ni se podría hablar de los tiros libres de Dani ni del triple y la exhibición de Jaime.

Lejos de los focos, solo, sentado en su plaza del vestuario, Dragan Milosavljevic, toalla en la cintura, torso al descubierto, miraba el móvil con cara de felicidad. Él, como buen soldado, sabía que su trabajo había sido impecable y que gracias a él, el Unicaja llegó a donde llegó ante el Madrid. ¿Muchos mensajes, Dragan? Su contestación fue una sonrisa aún más larga, mientras todos los compañeros de prensa se agolpaban con Dani Díez y Jaime Fernández.

«Estoy muy feliz, tío», acertó a decir el escolta, del que tanto se espera y que no acaba, por unos u otros motivos, de mostrar lo que ya exhibió en el Partizán y después, tras su grave lesión de rodilla, en el Alba de Berlín, el rival cajista en el Top 8 de la Eurocup.

Dragan hizo crecer al Unicaja desde la defensa cuando en el tercer cuarto se emparejó a Facundo Campazzo. Desde atrás, él guió, como lo ha hecho en tantas y tantas ocasiones Alberto Díaz, al Unicaja. Actitud defensiva ejemplar para crecer desde atrás y mostrar sus mejores recursos en ataque. Un pase entre las piernas para culminar el contraataque con Giorgi Shermadini, el alley oop de Jaime para colgarse del aro, una canasta a la carrera y un triple para contestar otro de Rudy Fernández...

«Estoy muy bien», le cuenta a La Opinión. «Ha sido un gran partido, un partido muy loco, es muy importante haber ganado así y le agradezco a la gente el apoyo que nos ha dado. Ahora vamos a seguir trabajando, tenemos un partido de Eurocup y aunque parezca que no es un partido importante nosotros vamos a ir a ganar y después jugaremos con Manresa, y ya nos centraremos en la Copa del Rey, y seguro que vamos a ir a disputarla», relata «Gagi». La Copa, tras el lío al Madrid, ahora sí que es un deseo palpable. «Es un gran torneo, muy corto y queremos demostrar que podemos jugar un gran baloncesto en una competición de ese nivel, tan bien organizada», dijo.

El Unicaja-Real Madrid copa la atención de un Milosavljevic que necesitaba un subidón como el que vivió él como gran protagonista. «Ha sido un partido muy duro, jugamos un gran baloncesto. Hicimos todos un gran trabajo. Tuve que defender a Campazzo, él es un gran jugador, penetra muy rápido y lo hicimos lo mejor posible. Estoy contento porque las cosas salieron bien y pudimos hacer un gran partido», comentó. Y hoy, vuelta a Belgrado, aunque no a casa. Porque él, criado en el Partizán, será recibido hoy con uñas y dientes por el Estrella Roja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes