20 de febrero de 2019
20.02.2019
Efeméride

Catorce años del título de Copa en Zaragoza

El Unicaja de Sergio Scariolo se impuso en la final al Real Madrid de Bozidar Maljklovic el 20 de febrero de 2005

20.02.2019 | 13:30
El Unicaja celebra su título de Copa en Zaragoza

Zaragoza, 20 de febrero de 2005. Domingo. 19.30 horas. Once jugadores cajistas, con cuatro canteranos, un líder irrepetible en la pista y un maestro en los banquillos, hacen historia. Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Chus Lázaro y Fran Vázquez, defendiendo el orgullo malagueño; Jorge Garbajosa, el genio que eligió Málaga para llevar al equipo a la gloria; y Sergio Scariolo, que firmó una época, un lustro de esplendor en el Unicaja, comandaron al equipo malagueño a la consecución de su primera y única Copa del Rey. Un sueño hecho realidad en el Príncipe Felipe.

En la capital aragonesa, el Unicaja, clasificado de rebote en la última jornada del final de la primera vuelta de la Fase Regular, llegaba a Zaragoza como el gran tapado del torneo. Disputó ante el Etosa Alicante, cabeza de serie, el encuentro de cuartos. El equipo malagueño, de la mano de un renacido Walter Herrmann, inició con éxito su periplo en la mejor competición nacional, la más atractiva: 79-62.

Aquel partido copero, aquella exhibición, abrió las puertas al equipo hacia las semifinales, donde le aguardaba el Pamesa Valencia de Montecchia, Rokocevic, Oberto o Tomasevic. Pero el Unicaja, con una plantilla de campanillas, no había ido a Zaragoza de paseo. También tenía nombres para contrarrestar el arsenal rival: Pepe Sánchez, Stephane Risacher o el recuperado Zan Tabak. Un último cuarto de genio del equipo le abrió las puertas de la gran final, tras un triunfo memorable por 90-82. Y en la final esperaba el Real Madrid, uno de los grandes, con Bozidar Maljkovic, el hombre que dio gloria al club de Los Guindos, en el banquillo blanco. Con Louis Bullock como principal amenaza.




Tuvo que pasar algún tiempo para tener conciencia de lo hecho en Zaragoza, un título que sirvió como aperitivo, porque luego se ganó la Liga Endesa en 2006 y se disputó la Final Four de Atenas en 2007, con el tercer puesto como colofón. Pero aquel Unicaja, aquella Copa, abrió el camino hacia la excelencia, a la grandeza de la época más brillante en la trayectoria de la entidad cajista.

El Unicaja derrotó al Real Madrid en Zaragoza, en un partido especial, pletórico, con mil malagueños en la grada, con una ciudad volcada con su equipo: 80-76.

Zaragoza fue el escenario idílico donde el club pudo celebrar su coronación en el torneo copero. Fue allí clasificado casi de rebote y tras cuatro días de vértigo, Berni Rodríguez recogió el título junto al presidente de la Caja, Braulio Medel, en una noche imborrable.

Luego llegó una celebración desbocada y merecida. El Unicaja vivió la «Fiesta de los campeones» en una noche muy larga en Zaragoza. Y después, viaje a Málaga para compartir el título con los malagueños, que tenían muchas ganas de festejar y de descorchar su alegría por el Centro. El equipo se paseó en autobús sin techo por la ciudad y rindió tributo en la sede de la entidad financiera en la plaza de La Marina y después desde el balcón del Ayuntamiento se brindó el título a toda la ciudad.

El próximo año, la edición de 2020 será en Málaga, en el Martín Carpena. Allí el Unicaja tratará de repetir, 15 años después, un título que abrió las puertas de la gloria al Unicaja y a sus aficionados
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes