Hoy es un gran día: el baloncesto ACB regresa al Martín Carpena y lo hace, por fin, con público en las gradas. Serán algo más de 3.000 aficionados, muy pocos todavía, es verdad, pero es el primer paso para que el Palacio vuelva a convertirse en ese aliado necesario del equipo en busca de cumplir sus objetivos. La pasada temporada fue un suplicio para los cajistas jugar como locales -11 derrotas en 17 partidos-, algo que desde hoy hay que corregir, sí o sí.

Estamos ante una nueva era para el Unicaja, con cambios en el organigrama del club y hasta en los objetivos deportivos, con la BCL como nuevo reto continental. La buena pretemporada realizada por los de Fotis Katsikaris, con 4 victorias en 5 amistosos, han desempolvado del baúl de los recuerdos la ilusión de una afición deseosa de ver brotes verdes y de volver a disfrutar con los suyos.

El equipo cajista llega a esta primera cita de la temporada con la baja segura de Carlos Suárez y la casi segura de Darío Brizuela. Lo del capitán ya casi no es noticia porque acabó la pasada temporada lesionado y todavía no está al cien por cien para regresar, algo que podría ocurrir, ojalá, en poco más de una semana. El escolta vasco se lesionó el tobillo hace hoy una semana y este primer partido de Liga le llega demasiado justo como para arriesgar. Salvo sorpresa, Brizuela verá el partido sentado en una esquina del banquillo junto a Suárez.

Los que sí que se estrenarán en partido oficial son los 3 fichajes del verano: Jonathan Barreiro, Micheal Eric y Norris Cole, además del temporero Edgar Vicedo, al que el club le ha hecho un contrato de un mes.

El Obradoiro será esta noche a las 20 horas el rival de los verdes en el arranque liguero 2021/2022. Los gallegos tienen un equipo muy «apañao» y son uno de esos rivales que siempre dan guerra, aunque para hoy parecen un «buen» enemigo para pensar en sumar la primera victoria de la Fase Regular.

Con Moncho Fernández al mando del banquillo un año más, mantienen a a la mitad de la plantilla de la pasada temporada, incluidos a dos de sus principales amenazas: el pívot Laurynas Birutis y el escolta Kassius Robertson. Para este curso, el Obradoiro ha realizado los fichajes del ex del Unicaja Viny Okouo y del norteamericano Henry Ellenson para el juego interior. El perímetro obradoirista tiene las caras nuevas de Thomas Scrubb y Marko Filipovity, completando la plantilla los bases Braydon Hobbs y Federico Zurbriggen, junto al veterano Alberto Oliver, que sigue del curso pasado.

No será un inicio fácil porque en la Liga Endesa nunca es fácil ganar a nadie. Pero hoy no se puede fallar. Hay mucho más en juego que una simple victoria. En juego está seguir creciendo como grupo y seguir alimentando también la ilusión de una afición deseosa de disfrutar de los suyos.