Ibon Navarro, entrenador del Unicaja, destacó que el Baxi Manresa, a nivel estadístico, fue superior a su equipo en todos los sentidos y apuntó que la tendencia del cuadro manresano es positiva, y está en claro crecimiento.

"Nos hemos equivocado al querer pasarnos el balón sin ser agresivos en el comienzo del partido. Esto nos ha llevado a tener malos tiros y muchas pérdidas. Hemos hecho un buen segundo cuarto a nivel defensivo y nos ha permitido anotar al contraataque. Finalmente, el partido se ha decidido por detalles", dijo Ibon Navarro.

También añadió: "Es un partido que se decide a cara o cruz y aquí entran en juego las dinámicas. Nosotros estamos de dulce y el Baxi Manresa no. Ahora queda lo más importante y lo más difícil, la segunda vuelta".