La diputada autonómica no adscrita Teresa Rodríguez ha lamentado este miércoles el "desgarro" que, en su opinión, se ha infligido la propia izquierda andaluza después de que Podemos e IU impulsaran su expulsión y la de otros ocho diputados del grupo Adelante Andalucía el pasado mes de noviembre argumentando un presunto caso de transfuguismo que éstos habrían protagonizado, y ha abogado por que los partidos de izquierda se "respeten" entre sí como en la Comunidad de Madrid.

Ha sido en el transcurso del debate en el Pleno del Parlamento sobre la propuesta de reforma del Reglamento de la Cámara consensuada entre PSOE-A, PP-A, Ciudadanos (Cs) y Adelante Andalucía para adaptar esta normativa a la III Adenda al Pacto Antitransfuguismo suscrito a nivel nacional el año pasado, denominada 'Pacto por la estabilidad institucional. Acuerdo sobre un código de conducta política en relación con el transfuguismo en las instituciones democráticas'.

En el transcurso del debate, los diputados no adscritos que habían presentado enmiendas a la reforma que mantenían vivas pese a su rechazo en comisión disponían de un turno de palabra de dos minutos máximo cada uno que han aprovechado la propia Teresa Rodríguez al igual que la que fuera portavoz adjunta de Adelante, Ángela Aguilera, y el diputado Nacho Molina, que han ejercido como portavoces del colectivo de parlamentarios expulsados de Adelante.

Teresa Rodríguez se ha preguntado si "era el mejor momento para someter a la izquierda andaluza a semejante desgarro" derivado de dicho proceso de expulsión "justo cuando más se necesitaba la unidad de la izquierda" y cuando el presidente de la Junta, Juanma Moreno, "se siente más cómodo en su sillón y tiene calentando a la extrema derecha en la banda".

La expresidenta del grupo de Adelante ha dicho que pasaba "por alto que aprovecharon" su "baja de maternidad para expulsarle" de dicho grupo, así como que "la orden vino de Madrid", y que los promotores de su expulsión "corren como prófugos delante del Tribunal Constitucional", órgano al que los diputados no adscritos han recurrido en amparo.

"Nada de eso es lo peor", ha dicho Teresa Rodríguez, para añadir que "lo peor de todo esto es la imagen lamentable que proyecta la izquierda, el desánimo que inyectamos entre nuestros votantes", así como para preguntar si "era el mejor momento para someter a la izquierda andaluza a semejante desgarro". "¿Para qué, para quedarse con el 100% del presupuesto de un grupo parlamentario?", se ha cuestionado a continuación.

En todo caso, Teresa Rodríguez ha proclamado que "hasta aquí hemos llegado, no esperen de nosotros más rencor". "Ojalá que les vaya bonito", ha añadido citando a Chavela Vargas, y antes de augurar que "en las próximas elecciones habrá tres papeletas de izquierda, dos con el centro y decisión en Madrid y una andalucista, de obediencia andaluza que tendrá las dos manos libres", ha abundado antes de concluir llamando a "respetarnos como se respeta la izquierda" en la Comunidad de Madrid.