La Junta de Andalucía está estudiando la posibilidad de excluir a la población inmunizada de las futuras restricciones sanitarias que se adopten en la comunidad autónoma una vez decaiga el estado de alarma este domingo.

En esa franja de inmunizados se incluirán tanto los que ya han sido vacunados como aquellas personas que hayan pasado la Covid-19, que en Andalucía ronda el 10% de la población total, por lo que la cifra de ciudadanos libres de esas limitaciones ahora estaría entre los 1.700.000 y los 1.800.000 andaluces.

"Nosotros ya hace tiempo exigíamos al Gobierno de España la posibilidad de que estudiara la situación de las personas inmunizadas. ¿No tendría sentido que esas personas se pudieran mover con libertad?", se ha preguntado el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, que ha señalado la libertad de movimiento como una de las exenciones planteadas. "Estamos estudiando cómo regular esa cuestión pero no queremos tomar ninguna decisión que contradiga una posible o previsible regulación estatal en este sentido. Por tanto, tenemos que seguir esperando".

De hecho, aunque la Junta asegura que cuenta con un plan para la "transición andaluza a la nueva normalidad" que entraría en vigor a las 00:00 horas del domingo y que están "preparados", no se anunciarán las nuevas medidas hasta que se reúna el Comité de Expertos el jueves o el viernes.

Esto se debe a que el Ejecutivo andaluz prefiere "no pronunciarse" hasta que se reúna mañana el Consejo Interterritorial de Salud.

"Vamos a esperar a que mañana nos den toda la información, y con toda la información construiremos el modelo andaluz de transición hacia la normalidad. Habrá cosas que podremos regular nosotros, que espero que sean las máximas y habrá cosas que el gobierno regule", ha afirmado el portavoz andaluz. "A partir de ahí nosotros convocaremos a nuestro Comité de Expertos para que valide y analice los planteamientos que hagamos desde las distintas consejerías".

Reforma de la Ley de Salud Pública de Andalucía

Por su parte, el consejero de Salud Jesús Aguirre ha explicado que, tras el fin del estado de alarma, lo que "más preocupa" es que no se podrá hacer un aislamiento de contactos de personas positivas ni la "cirugía de precisión de aislamiento", es decir, que se puedan confinar localidades concretas por el aumento de los contagios, para lo que habría que pedir "amparo jurídico".

"Los equipos jurídicos tanto de la Junta de Andalucía como de la Consejería llevan varios días trabajando en un posible borrador de modificación de la Ley de Salud Pública de Andalucía", ha incidido Aguirre, que asegura que aún así se mantiene a la espera de que el Congreso de los Diputados de el visto bueno a la proposición no de ley presentada el 23 de abril para modificar la Ley de Salud Pública estatal.