El decreto Ley de medidas de simplificación administrativa y mejora de la calidad regulatoria para la reactivación económica en Andalucía que prevé 330 actuaciones en materia de simplificación administrativa, mejora de la regulación o derogaciones normativas, ha sido convalidado este miércoles por el último Pleno del Parlamento del año, con los votos a favor de PP-A, Ciudadanos (Cs) y Vox, mientras que PSOE-A, Unidas Podemos y diputados no adscritos procedentes de Adelante Andalucía han votado en contra.

Además, el Pleno ha rechazado, con los votos de PP-A, Cs y Vox, la tramitación como proyecto de Ley del decreto, que fue solicitada por el PSOE-A y que contó con el apoyo de Unidas Podemos.

Este decreto es el tercero aprobado en esta legislatura en materia de simplificación administratova, tras los aprobados en marzo de 2020 y en febrero de 2021, de manera que el Gobierno andaluz contabiliza 400 medidas de simplificación y mejora de la regulación, además de un centenar de normas agilizadas.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha expuesto el contenido del decreto ante el Pleno, afirmando que se trata del decreto del "sentido común", que ha prescindido completamente de ideología. Dirigiéndose a los partidos de la oposición, ha señalado que hoy con su voto, PSOE, Unidas Podemos y Vox elegirán entre mantener la economía andaluza en un gran atasco o abrir vías para que pueda avanzar.

Tras señalar que estamos viviendo una crisis económica debidoa la pandemia que ha hecho que sea más urgente que nunca salir deese atasco, ha indicado que hay grupos políticos que consideran que los andaluces pueden seguir en ese atasco seis meses más, un año más o lo que haga falta según sus intereses. Sin embargo, según el consejero, Andalucía necesita salir de ese atasco y cada día que pase en él, significa que otro llegará antes a la meta.

En este sentido, ha pedido a Vox que recupere la senda de la utilidad, porque un "partido útil siempre contará con el respaldo de la mayoría social, mientras que un partido que solo se mira hacia dentro cada vez se hará más pequeño". Ha recordado que Vox apoyó los dos decretos de simplificación anteriores y ha comprobado que han dado buenos resultados para la economía andaluza.

Por tanto, en su opinión, no se podría entender que justo ahora renunciara a algo como la eliminación de trabas burocráticas, que es necesario. "Confío en que no haya dos sin tres, lo que sería una excelente contribución de Vox a esta legislatura", ha dicho Bendodo, para quien el hecho de que Vox uniera sus votos a los de la izquierda y rechazara este decreto sería ir "contra el cambio en Andalucía y sería ir contra sus propios principios a nivel nacional", ya que Vox a nivel nacional contiene en su Agenda España, la simplificación de normativas, trámites y procedimientos para impulsar una Fiscalidad para la prosperidad.

En cuanto al PSOE-A, ha dicho que no puede entender que un partido que presume de ser de gobierno, vote en contra de este decreto-ley."Lamentablemente, no me sorprende porque es el mismo PSOE de siempre", ha apuntado.

Intervenciones de los grupos

En el turno de intervenciones de los grupos, el diputado del PSOE-A Mario Jiménez, quien ha reclamado que el decreto-ley se tramite como "proyecto de ley si se aprueba", ha sostenido que su trammitación ha sido "una cacicada y punto", ya que fue aprobado en el Consejo de Gobierno el 14 de diciembre y publicado en el BOJA tres días más tarde. Ha considerado que la Junta ha vuelto "a engañar a Vox", y ha considerado que "ha prevaricado contra la Laula (Ley de Autonomía Local de Andalucía)" por modificar 20 procedimientos donde intervienen los ayuntamientos.

Jiménez ha señalado a Bendodo que "son contacto de riesgo de la extrema derecha y se les están pegando sus formas" y se ha lamentado de que "están hurtando a esta Cámara su papel y su lugar". Ha dicho que cuando en la Junta "suena el teléfono de las grandes empresas, entonces simplifican los procedimientos".

El diputado del PP-A Pablo Venzal ha indicado que este decreto ley forma parte de un plan de mejora de la regulación económica en Andalucía, y no se queda en un simple decreto de simplificación. Ha apuntado que no sólo simplifica, sino que armoniza con la legislación estatal para que no haya contradicciones entre una y otra y sirve para reactivar la economía andaluza. Ha indicado que el decreto viene a poner soluciones de futuro en muchas cuestiones que anteriores gobiernos socialistas siempre han compartido "con la boca chica pero que no se atrevieron a hacer porque eran rehenes de ideologías".

El portavoz adjunto de Cs, Julio Díaz, ha apelado a la necesidad de aprovechar "el tremendo caudal de recursos de fondos europeos y hay que ensanchar la cañería para los procedimientos administrativos que nos han dejado en herencia" los anteriores gobiernos socialistas. Díaz ha expresado su agradecimiento a Vox por el hecho de que "no se haya materializado la pinza" tras recordar que formaba parte del punto 7 del acuerdo de investidura. "Celebro que hayan rectificado", ha afirmado.

La portavoz de Unidas Podemos, Inmculada Nieto, ha criticado "la tramitación chapucera" de este decreto ley, que es una especie de "coche escoba con una montón de normas atropelladas". A su juicio, el texto no ha sido ni bien hecho ni bien reposado ni bien tramitado, y ha dicho que es "objetivamente falso" que desde el Gobierno se haya hablado con todos los grupos parlamentarios. Se ha mostrado convencida de que, aunque el Ejecutivo autonómico lo niegue, este texto sí tiene un "propósito político" y también tiene una "carga ideológica", en aspectos como la contratación con empresas privadas para la extinción de incendios

La portavoz adjunta de Vox, Ángela Mulas, ha anunciado el voto afirmativo de su grupo al decreto, "por responsabilidad" y porque "no es responsable no aprovechar el momento", a diferencia de la actitud de los otros partidos de la oposición. Ha advertido de que Vox "estará vigilante" sobre el cumplimiento de una serie de exigencias, entre las que ha situado recibir informes de las consejerías cinco días antes de los debates de iniciativas.

Mulas, antes de anunciar el sí, se ha cuestionado el momento elegido por el Gobierno andaluz, apuntando que "el verdadero objetivo es la repercusión mediática de que este decreto reciba luz verde". Ha lamentado la "brutal reforma normativa", aunque ha reconocido que "la reducción de trámites es un punto programático de Vox y del acuerdo de investidura con el PP".

El decreto afecta a 33 materias (medio ambiente, turismo, educación, agricultura, pesca, patrimonio histórico, vivienda, puertos, energía, fondos europeos, salud, colegios profesionales, fundaciones, transportes o urbanismo, entre otras) y supone la modificación de 80 normas entre leyes, decretos leyes, decretos u órdenes, incluyendo diversas derogaciones normativas.