Kiosco

La Opinión de Málaga

El fin del cinturón rojo del PSOE en Sevilla

Los buenos resultados del PP en las elecciones andaluzas, con una amplia mayoría absoluta, han supuesto la ruptura del cinturón rojo

Sede del PSOE en Madrid tras las elecciones andaluzas. Fernando Villar

El PP ha logrado una histórica mayoría absoluta, rompiendo las previsiones de todas las encuestas previas, que hablaban de una gran subida, pero siempre se estimaba que se quedaría bastante por debajo y necesitaría de un acuerdo. Al final ha sacado 57 escaños, 2 escaños por encima de los 55 que marcan la mayoría absoluta y condenando al PSOE a perder dos escaños respecto a los resultados de 2018 y el peor de los datos en la historia de la democracia. Una de las claves de esta victoria ha sido la capacidad para frenar el ascenso de VOX, otra absorber al votante de Ciudadanos, pero la más interesante ha sido asaltar los caladeros de votos del PSOE. Terreno vedado para otros partidos y que formaban un seguro de vida para los socialistas, que ha quedado irremediablemente dañado y pone en riesgo la capacidad de recuperación de los socialistas. Son dos elecciones consecutivas en las que ha perdido votos. Quizá el salvavidas electoral más significativo de los socialistas es el conocido como cinturón rojo de Sevilla, como son esas poblaciones medianas que rodean la capital y que aseguraron la victoria de este partido en la provincia desde las primeras elecciones autonómicas. Esa hegemonía ha desaparecido de golpe en favor del PP, que ha llegado a triplicar los votos en esta jornada del 19J.

Basta repasar algunos resultados de estas poblaciones. En Alcalá de Guadaíra el PP ha pasado del 14 al 40,3% de los votos respecto a 2018; mientras que el PSOE ha visto cómo se ha desgastado su presencia al perder un 4% de apoyos, bajando del 27 al 23%. Carmona, Dos Hermanas, Coria, Lebrija, Marchena, Mairena del Alcor, La Puebla de Cazalla, Osuna o San Juan de Aznalfarache presentan resultados similares, con el PP convirtiéndose en la fuerza más votada de estos municipios duplicando y triplicando los resultados de 2018 y superando en todos ellos el 30% de los votos, cuando no el 40%. El PSOE, en cambio, reduce de forma significativa sus votos, pasando de ser la primera fuerza de forma incontestable a ocupar el segundo puesto, quedándose en casi todos por debajo del 30% de los votos.

Llama la atención dos pueblos. En Osuna, el vuelco ha sido especialmente llamativo, ya que el PSOE tenía el 47% de los votos en 2018 y el PP el 13,9%. Cuatro años después el PP ronda el 40% de los votos, el triple que cuatro años antes. mientras que el PSOE pasa del 47% al 36% de los votos, por debajo del PP.

Otro de los municipios con un vuelco más llamativo es el de Écija, donde el PP ha logrado la mitad de los votos, superando el 50%, cuando en 2018 no llegó ni al 20%. El PSOE, por su parte, se acerca a las cifras del PP en esos comicios, al caer del 29 al 22% de los votos.

Esta ruptura de su caladero de votos en Sevilla debe preocupar al PSOE, ya que pone en cuestión su recuperación electoral para las próximas citas electorales, como son las municipales y las nacionales, ambas en 2023. La crisis de liderazgo del PSOE andaluz, el descrédito que está sufriendo el Gobierno de Pedro Sánchez y la acertada filtración del PP en estos municipios, han dado el un vuelco que aspira a perpetuarse en el tiempo.

Compartir el artículo

stats