La Consejería de Universidad, Investigación e Innovación ha concedido a cuatro universidades públicas andaluzas y cuatro institutos públicos de investigación las ayudas por valor de diez millones de euros del Programa Qualifica, una línea de incentivos que tiene como objetivo fortalecer a las entidades de I+D tanto públicas como privadas que desarrollan su labor en la comunidad, con el fin de que puedan obtener los sellos de excelencia Severo Ochoa y María de Maeztu.

Según ha indicado la Consejería este martes, la convocatoria se ha resuelto con la concesión de 14 ayudas, de las que diez (71%) han tenido como destinatarias a las universidades de Cádiz, Granada, Sevilla y Málaga, que recibirán 6,52 millones de euros. La Universidad de Sevilla, con cuatro incentivos, es la institución académica que más recursos obtiene, con un total de 2,75 millones de euros para elLaboratorio de Ingeniería para la Sostenibilidad Energética y Medioambiental, el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), la Unidad de Investigación en Matemáticas (IMAT) y la Unidad de Investigación e Ingeniería de Sistemas Informáticos Inteligentes (Score).

Le sigue la Universidad de Granada, también con cuatro subvenciones y un importe de 2,38 millones de euros para el Instituto Andaluz de Investigación en Ciencia de Datos e Inteligencia Computacional (DaSCI), la Unidad de Excelencia para el Estudio de los Trastornos del Envejecimiento (Unete), la Unidad de Excelencia Modeling Nature (Mnat) y la Unidad Científica de Excelencia 'Archaeometrical Studies: Inside the artefacts & eco-facts'.

La Consejería de Universidad también ha otorgado 699.999 euros al Instituto Universitario de Investigación Marina (Inmar) de la Universidad de Cádiz y otros 693.881 euros al Instituto Universitario de Tecnología e Ingeniería del Software de la Universidad de Málaga, ha detallado en un comunicado.

Las cuatro ayudas restantes se han otorgado a cuatro institutos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que se benefician de 3,47 millones de euros en incentivos. En concreto, la Estación Biológica de Doñana podrá disponer de una cuantía de 994.678 euros; el Instituto de Agricultura Sostenible, ubicado en Córdoba, contará con 950.043 euros; el Instituto de Astrofísica de Andalucía, en Granada, con una partida de 927.100 euros; y el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea 'La Mayora', localizado en la Axarquía, ha captado incentivos por 603.750 euros.

Los incentivos se han concedido en régimen de concurrencia competitiva y pretenden robustecer la I+D+I andaluza, reforzando a las entidades más destacadas del sistema andaluz del conocimiento con el fin de que puedan lograr, para sus centros o unidades, esas distinciones de excelencia nacional.

A esta convocatoria se han presentado un total de 22 candidaturas de instituciones y centros radicados en las provincias de Cádiz, Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla. Para optar a este programa era necesario que las entidades hubieran participado en la convocatoria nacional para la concesión de estos sellos del año 2020 o en alguna de las convocatorias anteriores, concretamente de los ejercicios 2017, 2018 o 2019.

También lo podían solicitar aquellas que se comprometieran a participar en ediciones futuras del Ministerio de Ciencia, de manera que los incentivos sirvan para preparar sus candidaturas. Y, por último, los agentes con centros o unidades con dicha acreditación que, encontrándose en los dos últimos años de vigencia de esa distinción, pretendiesen presentar una nueva solicitud.

Las actuaciones objeto de estos incentivos regionales tienen un plazo de ejecución de tres años, ampliables a un año adicional. Son subvencionables los gastos de personal a contratar, los costes de adquisición o alquiler de equipamiento y material científico o equipos informáticos. También se sufragan los costes de conocimientos técnicos y patentes, la contratación de servicios externos y consultorías o los gastos de estancias cortas en centros de investigación y empresas, entre otros.

La Dirección de Evaluación y Acreditación (DEVA) de la Agencia Andaluza del Conocimiento ha sido la encargada de analizar y valorar las solicitudes, teniendo en cuenta tanto la calidad de la propuesta, la adecuación a la finalidad de la convocatoria, su relevancia y viabilidad (hasta 60 puntos); como el currículum del director científico y de todos los investigadores que den soporte a la solicitud (hasta 40 puntos).

El sello estatal Severo Ochoa se otorga a centros investigadores de excelencia y el de María de Maeztu a unidades de excelencia. La diferencia entre las dos distinciones se establece en función de varios factores, tales como la personalidad jurídica, el grado de autonomía en la gestión administrativa y económica y el número de investigadores. Ambas implican el incremento de la reputación y un reconocimiento social y científico que dará a sus destinatarios una visibilidad preferente en la obtención de ayudas de mecenazgo, entre otros beneficios.

Estas acreditaciones tienen una vigencia de cuatro años sin posibilidad de renovación y, una vez finalizado ese plazo, los centros o unidades pueden volver a presentarse a una nueva convocatoria en concurrencia competitiva. El proceso de evaluación y selección que conduce a estos sellos se lleva a cabo por un comité científico internacional integrado por investigadores de reconocido prestigio e impacto. Su consecución implica una financiación especial, concretamente un millón de euros anual para cada centro y 500.000 euros para cada unidad durante el periodo de cuatro años.