El Ayuntamiento de Torremolinos ha iniciado los trámites para declarar en ruina el antiguo hotel Califa, compuesto por dos edificios situados en el centro de la ciudad, tras varias multas coercitivas a la propiedad y haber tenido que realizar actuaciones como asegurar el entorno con un vallado perimetral y el tapiado de las puertas de acceso.

Así lo ha anunciado el alcalde de Torremolinos, José Ortiz, quien ha explicado que una vez aprobada la declaración la propietaria de los edificios tendría la posibilidad de comprometerse a rehabilitarlos, en un proceso de alegaciones, y si no fuera así, se vería obligada a su demolición.

En este sentido, el alcalde ha señalado que se trata de una decisión que se toma ante la falta de respuesta por parte de la propiedad de los edificios, "que llevan años sin solventar la situación de abandono y deterioro. Nuestra absoluta prioridad es garantizar la seguridad de los de los vecinos de la zona y favorecer la regeneración de este espacio de nuestra ciudad", ha dicho Ortiz.

En una visita a la zona, junto a la edil de Disciplina Urbanística, Maribel Baeza, y el concejal de Seguridad, Antonio Ruiz, el alcalde ha conversado con los vecinos a los que le ha prometido que van a actuar "con contundencia. Hemos analizado el estado del edificio y vamos a aplicar todos los mecanismos previstos en la ley para evitar que el edificio se mantengan en estas condiciones. Nuestra intención es obtener una solución definitiva, segura, y que resuelva esta situación", ha manifestado el regidor.

La edil Maribel Baeza ha señalado que "la Delegación de Disciplina Urbanística ha hecho todo lo posible desde el minuto uno para intentar que los responsables adecentaran los inmuebles. Les hemos exigido hasta cinco veces a los propietarios que asegurasen las cornisas en mal estado para evitar riesgos a la población, además de pedirles semanalmente que adecentaran, limpiaran y mantuvieran en unas condiciones de salubridad el inmueble".

En caso de que la declaración de ruina siga adelante ante la omisión de la propietaria, el Ayuntamiento inscribirá en el Registro de la Propiedad la futura resolución del expediente para que el inmueble no pueda tener ningún tipo de uso hasta que se resuelva la ruina en caso de una posible venta o traspaso que se pudiera producir, según ha explicado la concejala.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Antonio Ruiz, ha añadido que "se trata de un problema social, de infravivienda, pero también es un problema de seguridad. Hemos estamos continuamente vigilando esta zona, somos conscientes de los problemas que tienen los vecinos, e intentamos que para ellos sea lo más llevadero posible" ha afirmado el edil, quien ha destacado la labor de Policía Local, Bomberos y Policía Nacional en este asunto, durante todo este tiempo.