El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, la concejala de Disciplina Urbanística, Maribel Baeza, y el concejal de Seguridad, Antonio Ruiz, se han reunido este lunes con vecinos del entorno del Hotel Califa para informarles sobre la finalización de las actuaciones de limpieza y tapiado, que realiza el propietario tras desalojar el inmueble hace dos semanas, e indicar los proyectos futuros de la zona. Una remodelación que unirá el centro urbano con el centro cultural Ruiz Picasso.

"Eliminando el problema de la okupación nuestra idea es regenerar este espacio urbano actuando en la conexión del centro cultural Pablo Ruiz Picasso con el casco histórico y la peatonalización de la plaza Costa del Sol", ha explicado el regidor, al tiempo que ha añadido que es "una reforma que deseamos que se pueda ejecutar en los próximos años ya que tendremos la oportunidad de los fondos europeos que ha conseguido el Gobierno de España, mejorando el espacio y la calidad de vida de la zona pero, sobre todo, proyectando una imagen de ciudad que invite al inversor a apostar por esta zona".

Más de 150 cubas completas de residuos para adecentar el interior y exterior del inmueble han sacado en estas dos semanas los servicios de limpieza contratados por el propietario del hotel. Una actuación que culmina en unos días con el tapiado completo y un sistema de seguridad para evitar ocupaciones posteriores, actuaciones que han contado con el refuerzo de la Policía Local, ha explicado el Ayuntamiento de Torremolinos a través de un comunicado.

En este sentido, el alcalde ha señalado que "había una preocupación por parte de los vecinos en materia de seguridad pero también de higiene respecto a la acumulación de basura".

"Tras reuniones con la vecindad y activando los mecanismos oportunos, hemos hecho una actuación rápida coordinada con la Policía Local, el propietario, las empresas municipales y lo hemos solucionado. Estamos muy satisfechos", ha agregado.

Te puede interesar:

El desalojo del inmueble el pasado 9 de junio y las actuaciones para adecentar el inmueble, tapiarlo y dotarlo de seguridad que se han realizado en estas semanas ponen fin a un problema de la zona que inicia una nueva etapa para regenerar el entorno y reactivarlo económicamente. Una actuación para la cual, el alcalde prevé que se vea reforzada con la actuación de los propietarios del inmueble dándole nuevos usos como la creación de pisos turísticos o de viviendas.

Tras múltiples reuniones del equipo de gobierno con los vecinos de la zona, el desbloqueo comenzó a finales de enero cuando el Ayuntamiento, a raíz de diversas actuaciones e informes de Bomberos y la Policía Local, inició los trámites para declarar el estado de ruina del inmueble. Una actuación que tuvo como respuesta por parte del propietario del inmueble, en concurso de acreedores, la petición de auxilio judicial que culminó con el auto judicial que permitía el desalojo.