El hombre que sobrevivió al accidente del helicóptero que cayó al mar minutos después de despegar de Estepona ha sido detenido como presunto autor de un delito de homicidio por imprudencia de su acompañante, que desapareció tras el siniestro, según ha confirmado la Guardia Civil a este diario. El arresto, adelantado por el Faro de Vigo, se ha producido en el municipio ourensano de Toén, donde al parecer el investigado, cubano de 56 años, tiene su domicilio habitual. Fuentes cercanas al caso han explicado que la investigación del instituto armado ha podido demostrar que el arrestado pilotaba el aparato en el momento del accidente, algo que reconoció antes de cambiar de versión y atribuir al desaparecido los mandos de la aeronave. Las pesquisas, llevadas a cabo por la Policía Judicial de la Guardia Civil de Algeciras con la colaboración de la UDEV de la Policía Nacional, han confirmado que el superviviente carecía de titulación específica para pilotar el aparato y que este tenía caducado el certificado de aeronavegabilidad cuando se produjo el accidente mortal.

Tal y como informó este diario hace algo más de un mes, el accidente reveló desde el principio numerosas irregularidades. La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) concluyó en su informe definitivo que la poca información aportada por el ahora detenido y las contradicciones en sus declaraciones (primero dijo que pilotaba él y después que a los mandos iba su acompañante) hacían imposible conocer la naturaleza del vuelo, pero constataba que el sospechoso no disponía de licencia adecuada para pilotar el aparato. Este informe añadía que el helicóptero, un Robinson R44 de matrícula y propietario desconocidos, despegó sin plan de vuelo (comunicación oficial) con dos personas a bordo entre las 9.00 y las 10.00 del 7 de mayo desde una finca privada de Estepona que no pudo ser identificada.

Tras ser rescatado por los tripulantes de un velero, el náufrago dijo a las autoridades ser un expiloto militar cubano que ofrecía sus servicios como piloto e instructor en una web de anuncios y que el dueño del helicóptero contactó con él para que le enseñara a pilotarlo, aunque también aclaró que tras esa primera toma de contacto no llegó a instruirle. Según esta versión, meses después, una vez que había sido formado por otro piloto, el dueño de la aeronave lo llamó de nuevo para mostrarle sus avances y acordaron volar juntos el día del accidente.