El equipo de gobierno de Torremolinos ha anunciado que el proyecto que unificará las urgencias de la ciudad estará redactado a finales de mayo, lo que permitirá comenzar las obras en los próximos meses, dentro del compromiso presupuestario del Gobierno andaluz para mejorar las infraestructuras de la ciudad, con un presupuesto cuenta de casi un millón de euros.

De esta manea, continúan las obras de reforma del Hospital Marítimo, que centralizará las urgencias de atención primaria de la ciudad en el pabellón 1 y se construirá un centro de salud anexo al actual edificio hospitalario.

El plan funcional de este nuevo centro de salud se encuentra también en proceso de redacción y está previsto que finalice en breve. Se trata de un centro de grandes dimensiones con unas 50 consultas, e incluirá consultas de salud mental de atención primaria.

En dos meses también saldrán a concurso las obras del Instituto de Oftalmología, que aspira a convertirse en referente de esta especialidad en la provincia de Málaga, con nuevas consultas y quirófanos.

Por otra parte, la zona de archivo del hospital se convertirá en el nuevo espacio de rehabilitación de traumatología y reumatología, preservando el edificio histórico en la parte externa. Estas obras también saldrán a concurso en dos o tres meses, siendo paralelo al del Instituto de Oftalmología y en ambos se prevén unos seis meses para la ejecución de las obras por lo que para finales de este año o comienzos del que viene ya estarán terminados.

También se van a realizar actuaciones en las comunidades terapéuticas número 2 y número 3, con mejoras habitacionales como el cambio de aires acondicionados o los aseos, entre otras.

Consultas externas

Estos trabajos continúan las actuaciones realizadas por el Gobierno andaluz como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19 que incluía las obras de reparación de la estructura del pabellón de consultas externas del Hospital Marítimo de Torremolinos por un importe superior a los 226.600 euros, que fue necesario contratar de forma urgente debido al mal estado de la cubierta del pabellón de consultas externas, donde se realizaban, entre otras las de rehabilitación, para evitar riesgos a profesionales y pacientes.

Esta obra ha consistido en el desmontado del falso techo, tejas tableros y correas de toda la zona de intervención, así como cerchas centrales; la demolición de la cornisa y cabeza de muro; el desmontaje y posterior instalación de las diversas instalaciones existentes en el techo, como alumbrado, conductos y equipos, la fabricación e instalación de nuevas cerchas de perfiles para amarrar unitariamente la estructura y los muros, y la construcción de nueva cubierta, impermeabilización de la misma y formación con tejas curvas.