La Guardia Civil ha desmantelado en la Costa del Sol una organización que enviaba marihuana a Europa camuflada entre cajas de provisiones y ayuda humanitaria a Ucrania. La operación suma 30 detenidos, 14 de ellos en una primera fase desarrollada en Mijas, Fuengirola y Torremolinos. Según fuentes cercanas al caso, este grupo estaba formado por ciudadanos alemanes, españoles y marroquíes, pero sobre todo por ucranianos que contaban en nuestro país con el estatus de refugiados o lo estaban tramitando. Las fuentes han explicado que la droga viajaba entre "ayuda real", es decir, entre provisiones como alimentos y ropa de abrigo que transportaban por carretera en cajas de cartón hasta la frontera del país ucraniano para entregarlo a la sociedad civil. Sin embargo, en el camino de ida, el convoy hacía una parada obligatoria en Alemania para entregar la marihuana que llevaban envasada al vacío entre las cajas de cartón.   

La investigación arrancó con la detección de un grupo ucraniano dedicado a recopilar importantes cantidades de marihuana y posteriormente remitirla a Europa. Según la Guardia Civil, los integrantes del grupo se desplazaban a diferentes puntos de producción de marihuana de Andalucía para recopilar la droga ya envasada y la trasladaban hasta un piso de Mijas que usaban como gran almacén.

Una de las plantaciones desmanteladas.

Las pesquisas permitieron interceptar en Fuengirola dos furgonetas matriculadas en Ucrania con un total de 109 kilogramos de marihuana envasada al vacío y camuflada en cajas de cartón, hechos por los que los cuatro ocupantes fueron arrestados por tráfico de drogas. Esto llevó a explotar una primera fase de la investigación con 11 detenidos más y otros tantos registros domiciliarios en Mijas, Fuengirola y Torremolinos.

El operativo permitió intervenir 1.000 plantas de marihuana, 20 kilos de cogollos, una pistola y todo tipo de material policial como chalecos antibalas, dispositivos de seguimiento GPS, etc. También se han incautado 740.400 euros y 25.250 dólares americanos en efectivo, labor en la que fue clave el agente Ogro, el perro de la Guardia Civil con un olfato infalible para detectar billetes escondidos. El can, que incluso ha sido condecorado por el cuerpo, señaló la presencia de efectivo en los dobles fondos de dos vehículos.

Registro de una vivienda.

Proveedores

La segunda fase se centró en los proveedores, localizados en Granada, Córdoba y Sevilla y que suman 14 detenidos. En este caso, los registros culminaron con la intervención de 1.500 plantas de marihuana, 10 kilogramos de droga ya envasada, cinco armas de fuego, 15.000 euros en efectivo. Durante las detenciones, dos de los investigados trataron de darse a la fuga llegando a embestir un vehículo policial ocupado por dos agentes, los cuales sufrieron lesiones leves. Esta actitud no les permitió la huida, siendo finalmente detenidos, imputándoseles además un delito contra la seguridad vial y otro de atentado contra agentes de la autoridad.