Movistar + trabaja ya en una nueva serie original de ficción que se acercará a la intrincada red de bandas criminales que operan en la Costa del Sol. «Un entramado complejo en el que se mezclan múltiples nacionalidades, delitos tradicionales y cibernéticos, capos de la vieja escuela, jóvenes que imponen nuevas normas; y la pandemia global, que lo ha cambiado todo», avanza la plataforma.

Dani de la Torre y Alberto Marini, los responsables creativos de la serie de éxito internacional La Unidad (que está pendiente de estrenar su segunda temporada), prosiguen su relación con Movistar + y se ponen al frente de este nuevo proyecto que contará con Marini en el guion y De la Torre en la dirección. El rodaje tendrá lugar a lo largo del año 2022.

Nacho Carretero (uno de los responsables de la popular serie Fariña, sobre el narcotráfico en Galicia) y Arturo Lezcano son «grandes conocedores de este submundo de delincuencia con ramificaciones en todo el planeta que ha convertido a la Costa del Sol y su capital Marbella en un punto de vigilancia global de la lucha contra el crimen organizado».

«Siempre nos ha atraído la idea de contar realidades de nuestro país que no se conocen. El mundo del crimen en la costa de Marbella es algo sorprendente y que nunca se ha llevado a la ficción», asegura De la Torre, que, por cierto, este año compitió en la Sección Oficial del Festival de Málaga con su cinta juvenil de inspiración ochentera Live is life.

Marini añade que «cuando descubrimos que Marbella es hoy la ONU del crimen organizado, con más de cien bandas internacionales activas, supimos que queríamos escribir sobre esta realidad».

Mientras, para Carretero y Lezcano, «este proyecto consolida una alianza entre periodismo y ficción audiovisual que, creemos, ya es definitiva para desarrollar series innovadoras. En nuestra opinión, el valor añadido de este proyecto reside en que nace de una investigación sobre terreno y de una realidad que nos rodea y afecta completamente como sociedad».

Lo cierto es que podemos esperar cosas importantes del proyecto marbellí de De la Torre y Marini, todavía sin título, habida cuenta de la calidad, profundidad y detalle que caracterizaron, al menos la primera temporada, La Unidad, que fue rodada durante más de dos años.

El morbo infinito y muy británico de la Costa del Crimen

De un tiempo a esta parte, preocupa, y mucho, la escalada de violencia relacionada con la delincuencia organizada en la Costa del Sol: secuestros y ajustes de cuentas pueblan últimamente las páginas de sucesos. Es la Costa del Crime, el nombre con que los tabloides se refieren a la Costa del Sol en sus noticias sobre mafiosos británicos establecidos en nuestras tierras. Y el morbo lleva años sin cesar: hace unos años la segunda temporada de la serie Snatch (protagonizada por unos jóvenes estafadores británicos) y poco después se estrenó King of Crime, una ficción sobre la clonación de tarjetas y las estafas por internet, localizada también en Marbella. La fascinación, especialmente por parte de los británicos, sobre los delitos cometidos a pleno sol tienen su origen en el libro de Wensley Clarkson Costa del Crime, subtitulado La verdadera historia de la costa más caliente; no es precisamente un volumen de investigación -hay muchos rumores, demasiada exageración- pero sí un divertidísimo compendio poblado por gangsters, turistas sexuales, celebridades bastante alocadas y mucha, mucha droga. También sirvió para crear este inagotable mystique en torno a los mafiosos británicos tostándose al sol en piscinas de villas excesivas y glamurosas Sexy Beast, el estupendísimo filme de Jonathan Glazer protagonizado por Ben Kingsley. Su Don Logan (por el que recibió una nominación al Oscar) es tan icónico para Marbella como Tony Montana para Miami: un tipo contundente, siempre con un insulto y una mala palabra en la boca.