El Unicaja de Lorena Aranda no está teniendo suerte. Las bajas y el maratón de partidos están haciendo daño a un equipo que ha perdido magia en estas últimas semanas. Las malagueñas no pudieron este domingo contener el acierto exterior del NB Paterna Proyecto Lázarus y firmaron una nueva derrota en Los Guindos, 53-79. María Torreblanca, ausente los últimos partidos, fue la más destacada del equipo esta vez con 14 puntos.

Comenzó el Unicaja Femenino dominando al ritmo de Nneka Ezeigbo y el acierto de María Torreblanca (7-0). La gran defensa de las de Lorena Aranda impedía que el NB Paterna Proyecto Lázarus anotase hasta el cuarto minuto, en el que devolvieron el parcial para igualar la contienda (7-7). Las numerosas lesiones y la baja de Débora Costa al no estar inscrita para el choque al ser un partido aplazado hicieron que la canterana Andrea Gutiérrez diera refresco en la dirección a las malagueñas, que se fueron con una desventaja mínima al término del primer cuarto (14-15).

Dos triples de Gema García daban aire al Unicaja Femenino, contrarrestando las canastas de Fingall y Germán. Sin embargo, las visitantes encadenaron una racha de triples que les permitió distanciarse en el marcador, llegando a la máxima desventaja al descanso (26-41).

No logró encontrar el ritmo el Unicaja Femenino tras el descanso, cediendo ante el empuje y el acierto exterior de las valencianas, que abrieron una brecha mayor en el electrónico (37-65). Un parcial de 6-0 en el último cuarto dio alas a las malagueñas, que se agarraban a Ana Jiménez para reducir la desventaja (49-69). Finalmente, el encuentro entró en una fase de intercambio de canastas, finalizando con la derrota por 53-79.

María Torreblanca fue la más destacada con 14 puntos y 11 de valoración. Nneka Ezeibo aportó 10 puntos y Vero Matoso sumó 8. El equipo volvió a echar en falta, sobre todo, a la montenegrina Ana Pocek, auténtica estrella de este Unicaja, lesionada.