El UMA Antequera incorpora a sus filas un cuarto fichaje para la campaña 2021/2022. Se trata de un joven jugador que viene a fortalecer aún más un proyecto deportivo muy ilusionante. Enrique Hernando Polo ya ha puesto su rúbrica en la vinculación que le va a unir al cuadro universitario después de haber completado un último año magnífico a nivel deportivo defendiendo los intereses de todo un club histórico en el fútbol sala nacional como Movistar Inter FS. El entrenador del primer equipo, Tino Pérez, le concedió el premio de debutar en la élite nacional, precisamente, en el que es desde ya su nuevo hogar; el Pabellón Fernando Argüelles. Con el filial, por otro lado, ha logrado ascender de Segunda División B a la categoría de plata siendo uno de los más destacados con 16 goles (dos en el play off) en un total de 22 partidos de Liga más los dos de la fase de ascenso en la que anotó uno de los penaltis del choque decisivo con el CD Tafatrans Vulcanizados Ruiz FS de Navarra.

Quique Hernando (Toledo – 18/03/1999 – 22 años) ocupa la posición de cierre, también puede jugar de ala, y sus aptitudes son totalmente compatibles con el estilo de juego del plantel verde. José Antonio Borrego Gutiérrez «Tete» añade, de esta forma, a su esquema técnico un joven talento que tiene como seña de identidad la versatilidad a la hora de moverse por el 40x20 y pone vigor en todo lo que hace, ya sea defender o atacar. También ha jugado minutos de calidad en 2ª División con Soliss FS Talavera y Rivas Futsal. La nueva incorporación explica cómo se fraguó su llegada. «Después del partido de Primera División que disputé en Antequera, Tete y Moli se pusieron en contacto conmigo y ese día ya me hizo bastante ilusión y, desde ese momento, ha estado en mi cabeza aunque tenía un play-off por medio. Siempre ha sido una de mis opciones estar aquí».

La cuarta cara nueva del cuadro antequerano detalla lo que puede aportar al grupo. «Soy un jugador de equipo, bastante astuto y no soy de hacer grandes filigranas, sino más de hacer jugar a los demás. En cuanto a las jugadas de estrategia, también me considero un buen sacador y, por ahí, puedo ayudar. A nivel individual, los objetivos son los que marque el club porque, al final, el rendimiento de un jugador va a venir determinado por lo que se consiga a nivel colectivo. Mi cometido no es más que ayudar al equipo a estar lo más arriba posible. Si podemos estar en puestos de play off y conseguir de nuevo el ascenso, ojalá que así sea».

Este último refuerzo, tras los de Ángel y Pablo Ramírez y Burrito, señala sus ganas de ponerse a las órdenes del técnico malagueño. «Tete es un crack. Sabe mucho de esto. Tiene ya mucha experiencia aunque va a ser el primer año que esté como primer entrenador del equipo. Estamos súper confiados e ilusionados con el nuevo proyecto. Con ganas de empezar la nueva campaña», comentó.