Dejan Kamenjasevic es el nuevo hombre fuerte del CB Marbella, que a partir de esta inminente temporada tendrá propiedad árabe en la figura del dubaití Mohamed AlRafi. El dirigente de origen serbio explica a La Opinión de Málaga, las líneas directrices del nuevo proyecto del club azulón.

Ha sido una sorpresa la noticia de que el CB Marbella pasa a tener un presidente afincado en Dubai y capital árabe, algo muy habitual en el mundo del fútbol, pero no tanto en otros deportes...

​De hecho es la primera vez en la historia del baloncesto mundial que un equipo pasa a tener propiedad árabe y esto hay que destacarlo. Sabemos de muchos árabes o de personas de oriente medio que entran en el mundo del fútbol, como la UD Almería, el propio Málaga CF, algo que no ha terminado bien, pero conocemos otros clubes exitosos con dueños árabes como puede ser el PSG o el Manchester City. Mohamed AlRafi es un hombre de negocios muy conocido en todo el mundo, pero sobre todo en Emiratos Árabes. Proviene de una familia bastante importante a nivel social y de historia. Él es un hombre que entra ahora en el baloncesto por la academia que tenemos en Dubai, que es la número 1 en Emiratos Árabes, con más de 700 niños. Pero Mohamed no es un inversor árabe en Marbella, es un socio de la Fundación «Unidos por el Deporte», que será el eje de todo lo que se va a realizar a partir de ahora aquí. Esto es solo una primera fase de todo lo que vendrá después. Su interés aquí no es de negocio. No podemos olvidar que en Marbella hay muchas familias de Emiratos Árabes con casas y afincados aquí. Nosotros somos una academia de baloncesto. Él va a ser un apoyo y un soporte para que se profesionalice el club, para hacer del CB Marbella y de la ciudad un «marca Marbella» mucho más fuerte y estable. Este es el objetivo número 1. Queremos trabajar con los jóvenes y apoyarnos en la gente de aquí, por eso el staff es el mismo casi que había, solo con la inclusión de un director deportivo y de un entrenador ayudante. Ellos son nuestros fichajes estrella porque no hemos invertido en la plantilla, queremos gastar el dinero en entrenadores, no en jugadores, porque consideramos que lo más importante es trabajar con los jóvenes. Por eso yo no llamaría a Mohamed inversor ni dueño ni nueva propiedad, sino un hombre que viene a ayudar, rodeado de gente de baloncesto que viene con él y que trabajará por y para Marbella.

¿Por qué el señor AlRafi y su equipo de trabajo se han fijado en Marbella?

​Mohamed fue el que puso el foco en Marbella, yo estaba más centrado en otros proyectos y en mi propia familia, que vive en Barcelona. A través de algunos amigos comunes salió la opción de venir aquí. Él se fijó en Marbella por varias razones. Una, porque quería que nuestra academia PSSA (Prestige Star Sport Academy) fuera internacional, que nos expandiéramos desde Dubai. Después, porque la marca «Marbella» es muy popular en Dubai, allí mucha gente conoce la Costa del Sol y Marbella. Queremos establecer relaciones comerciales y de turismo entre Marbella y Emiratos Árabes. También porque Marbella tiene algunas carencias obvias como gente profesional de primer nivel para trabajar con la gente joven y otra carencia mucho más importante es la de las instalaciones. No puedo entender cómo Marbella no tiene una piscina olímpica o un pabellón de primer nivel. Por ejemplo, si subiéramos a LEB Oro, que no es nuestro objetivo, tendríamos que ir a jugar a Málaga porque no hay pabellón en Marbella. Esta es la realidad y por eso estamos también aquí, porque consideramos que Marbella se puede explotar como marca deportiva, social y comercial mucho más de lo que se ha hecho hasta ahora

¿Qué es exactamente el proyecto «Unidos por el Deporte»?

​«Unidos por el Deporte» es un proyecto por el que nosotros queremos consolidar el deporte en Marbella, con gente joven de la ciudad y si no tenemos este tipo de gente, entonces traeríamos de fuera, pero solo si no hay más remedio. También es un proyecto que quiere mejorar las instalaciones. También queremos unir el deporte marbellí, que está poco unido. Hay muchos celos e historias de pasado, que no tienen nada que ver con nosotros. Queremos partir de cero en esto con todos. Venimos para construir y unir. En el futuro nos gustaría que todos los deportes, desde rugby hasta fútbol estuvieran dentro de nuestro proyecto, en una segunda fase. Paso a paso. A largo plazo lo que queremos es construir una academia deportiva para la gente de todo el mundo que venga a Marbella a entrenar, a estudiar y que aquí se preparen para ir a Estados unidos, a Canadá o a dónde sea. Este es un paso distinto a nuestra academia en Dubai, que está hecha solo para la gente de Dubai, aunque también queremos abrirla al exterior. Pero esto es un objetivo a más largo plazo, entre 3 y 5 años. Mientras tanto, hay que consolidar nuestro proyecto. Venimos sin expectativas de vender humo y decir que somos esto o lo otro. De hecho nuestro presupuesto es menor que el año pasado. La base del CB Marbella la hemos salvado, hemos fichado jugadores, pero sobre todo hemos apostado por entrenadores, nuestros fichajes estrella. El staff del CB Marbella son gente más profesional que en muchos equipos de la ACB. A falta de cantera y de instalaciones y otras cosas que faltan, es el eje para crecer

¿

"Si subiéramos a LEB Oro, que no es el objetivo, habría que ir a jugar a Málaga porque no hay pabellón en Marbella. Es la realidad"

Dejan Kamenjasevic

Habrá otra vez colaboración entre el Unicaja y el CB Marbella?

Estamos abiertos a cualquier colaboración, pero la que había hasta ahora entre el CB Marbella y el Unicaja, a nosotros no nos funcionaba, porque eran jugadores que no entrenaban con nosotros. Pagábamos parte de su ficha, pero no teníamos a los jugadores y eso perjudicaba al equipo. Tenemos interés máximo en colaborar con Unicaja o cualquier otro club, pero de tú a tú, que nosotros también ganemos y no perdamos. Nosotros nos hemos vinculado ahora con el CB San Pedro y nos va a dar mucho más de lo que nos ha dado Unicaja hasta ahora. Ellos nos dan dos escuelas para entrenar y tener nuestra cantera. Nos dan equipo cadete y júnior, que se vincula con nosotros y CB Marbella les damos dos entrenadores de manera que es una colaboración en la que todo el mundo gana.

El capital árabe siempre se asocia a una mejora económica y a una mayor ambición deportiva. ¿Veremos un mayor presupuesto en el club próximamente?

La idea no es esta. Al contrario, la idea es que haya menos presupuesto y que el equipo sea sostenible para mantenerse sin sobresaltos. Estamos trabajando con muchos patrocinadores y se lo agradecemos para rebajar gastos lo más posible. La gente se va a identificar con el equipo porque haremos muchas cosas para esto. Queremos que Marbella esté orgullosa de su equipo. No somos el PSG ni seremos el PSG nunca. Sabemos de dónde venimos. En Dubai tampoco somos la academia con mayor presupuesto y podríamos serlo. La idea es que la gente se gane lo que consigue con su esfuerzo. Todo lo que se va a invertir en el futuro serás en la logística del staff y en las instalaciones. Si tenemos todo eso, seguro que también tendremos jugadores porque querrán venir a Marbella.

¿Cuál es el objetivo deportivo del club?

El objetivo deportivo tiene muchas maneras de verlo. Hemos hecho un equipo que creemos que es igual o más competitivo que el de la temporada pasada. Vamos a luchar hasta el último segundo cada partido. Seguro. Tenemos ambición por competir, pero el objetivo no es subir ni estar en el play off porque nosotros queremos que la gente se identifique y nos vean como un equipo joven, con mezcla de veteranos, un equipo que juega un baloncesto atractivo y dinámico. Es el objetivo para esta temporada 21/22. Después, veremos para próximo año. Intentaremos profesionalizarlo todo para no repetir problemas de estos últimos años en los que el CB Marbella no ha sido una entidad muy popular. Queremos que jugadores, agentes, mundo del baloncesto, embajadores que nos apoyan y han dado su nombre, como Svetislav Pesic, que se vea que vamos en serio, con pasión y con ganas de trabajar duro.

¿Quién es Dejan Kamenjasevic y qué papel jugará a partir de ahora en el CB Marbella?

He estado con Pesic en el Barça, en Girona, 7 años. Once años en total como profesional al máximo nivel, he estado en LEB Plata, LEB Oro, ACB, he jugado Euroliga con Zan Tabak en el Baskonia durante dos años... Llevo 29 años en España, soy español, mis hijos han nacido aquí. No tengo raíces balcánicas porque no he estado allí. Viví hasta los 15 años allí, me fui por la guerra y me convertí en un refugiado que ha vivido del deporte. Vivo entre Barcelona, Marbella y Dubai, que son los tres destinos más preciosos del mundo. Baloncesto y deporte me han dado mucho, también me ha quitado, sobre todo el estar con mis hijos. Todo lo que he conseguido en la vida ha sido luchando. Nunca me rindo. Lucho por mi gente. Soy una persona comprometida y en el CB Marbella lo saben. Dejan Kamenjasevic no es nadie, solo una pieza más de este proyecto para llevarlo al éxito. No estaré en todos los partidos porque tengo el staff es gente de mi confianza. Desde el fisioterapeuta Germán, hasta el jefe de operaciones Yiyi del Río, el entrenador, Rafa Piña, el preparador físico, el ayudante, Davor Matkovic, que es uno de los mejores entrenadores de formación... También los que han estado en la punta antes, como el propio Enrique Agüera, que ha estado solo durante muchos años y por eso no han podido hacer las cosas como deseaba. Ahora, con la mejora de la estructura, Enrique va ahora a tener más tiempo para dedicarse a las cosas que realmente él hace muy bien.

A pesar de que no sea una prioridad, ¿se puede soñar con un CB Marbella en ACB?

Si el Ayuntamiento nos apoya y hace el pabellón como hay en otras muchas ciudades... Mira, yo soy muy amigo de Gerard Piqué. Shakira no podría dar un concierto aquí en Marbella porque no hay un sitio en el que ella pueda cantar. O sea, que no es hacer un pabellón solo para el deporte. Es también un pabellón multiusos para la ciudad. Si en el futuro hay instalaciones, una buena academia, una buena base con jóvenes, con políticos apoyando este proyecto, el cielo es el límite. Pero hay que ser realistas.