Aterrizó la tarde del miércoles 8 de septiembre y el sábado ya estaba anotando su primer gol con la camiseta del Costa del Sol Málaga. Talita Alves, la única incorporación por el momento, llevaba varios años en la agenda de la dirección deportiva del club y ahora ya es un fichaje que se ha hecho realidad. La llegada de la jugadora brasileña ha sido de lo más acelerada hasta tal punto que solo unos pocos entrenamientos le han servido para debutar en la Liga Guerreras Iberdrola ante el Zonzamas Cícar Lanzarote y conseguir los primeros puntos para el conjunto malagueño. 

No obstante, no ha sido nada fácil su incorporación. "Muy cansada, hace mucho calor aquí. Es mi tercer entrenamiento aquí y ya jugué un partido. Muy feliz porque mis compañeras y el cuerpo técnico me recibieron bien, me están ayudando mucho dentro y fuera de la pista para todo lo que necesito. Estoy muy feliz por haber debutado, quiero ayudar al equipo". Las "panteras" no han dudado en facilitarle la tarea y hacerla sentir como una más dentro del equipo desde el primer momento, según confesó la protagonista: "La verdad que fue fácil integrarse al grupo porque las compañeras son muy amables, siempre me preguntan cómo estoy. Me noto integrada y estoy muy contenta de estar en el equipo".

La lateral no viene a sustituir a nadie porque tiene aptitudes diferentes a las que presentan las jugadoras actuales, pero su llegada se agilizó tras las lesiones de María Pérez y Rocío Rojas y fue importante desde los primeros minutos. "Llegué el miércoles, el jueves entrené por la mañana fuerza y aún tengo agujetas. Estoy bien, aunque ahora me cuesta un poco el calor porque no estoy acostumbrada. Me iré acostumbrando con el tiempo", explicó la jugadoras tras vivir su primer encuentro como "pantera": "El partido me gustó mucho. Aún me cuesta empezar, un poco como al equipo en la primera parte. Pero en la segunda fuimos muy arriba. Yo empecé muy nerviosa, muy muy nerviosa, aunque luego me solté. Estoy muy contenta". 

Su llegada aportará física y, tal como ella misma ha explicado, "creo que puedo aportar lanzamiento exterior al equipo", aunque otros de sus puntos fuertes puede ser la conexión con las pivotes y las extremos. Su aventura en el Costa del Sol Málaga ya ha comenzado y no la vivirá sola, ya que tendrá a su lado a Isa Medeiros: "Estoy muy contenta de tener una brasileña en el equipo. En Turquía yo era la única extranjera y hablaba en inglés con mis compañeras, que todas eran turcas. No era lo mismo. Ser la única extranjera es un poco difícil. Estoy muy contenta por poder hablar portugués sin problema".