El CB Marbella sumó el primer triunfo de la temporada ante Enerparking Basket Navarra en un partido que dominaron casi todo el tiempo los navarros (76-71). En un último cuarto de ensueño en el que los de azulones tiraron de defensa y de heroica para ganar, el conjunto de Rafa Piña selló la primera victoria ante una afición que se entregó en cuerpo y alma al equipo.

Los navarros demostraron que son un rival muy difícil de batir desde el primer minuto de partido. Ya en el primer periodo los rojillos pusieron tierra de por medio y tuvieron que obligar al CB Marbella a tirar de oficio para no verse contra las cuerdas. El segundo periodo fue para olvidar para el conjunto de Piña. Sin estar centrados en defensa y dejando escapar varias opciones claras de rebote, Navarra se vino arriba y empezó a liquidar a los marbellíes desde el perímetro. Tuvo que aparecer Lazar Mutic en un par de ocasiones para cerrar la herida azulona y ayudar a Nedeljkovic a poner las cosas en su sitio. Entre los dos se las ingeniaron para dejar la cosa abierta al descanso a pesar del mal juego local (38-44).

A partir del tercer cuarto se vio al mejor CB Marbella. A dos puntos -47-49- se ponía el CB Marbella a los cinco minutos de periodo, momento en el que el capitán del equipo marbellero recibía un golpe en la cabeza que le dejaba noqueado en el suelo y sin conocimiento. Por suerte, y aunque no pudo volver a jugar en todo el partido, recuperó la conciencia algo aturdido y se marchó al banquillo ante la ovación de ambos equipos. Con todo esto, el Marbella se recuperó del susto y a trancas y barrancas seguía corriendo detrás de Navarra (53-56).

En el tramo final, Fede Giarraffa tomó el testigo de Mutic y se echó el equipo a las espaldas para, con una bandeja y sin fallo en el tiro libre, darle la victoria al CB Marbella en un partidazo que pudo ganar cualquiera, pero que en los minutos finales tuvo a los azulones con mucha más confianza (76-71).