El Juventud de Torremolinos, equipo de la Segunda RFEF, ha celebrado por todo lo alto el emparejamiento con el Sevilla en la segunda ronda de la Copa del Rey, en una eliminatoria sin hora ni día exacto confirmado, pero que se disputará entre el 20 y el 22 de diciembre y, en principio, en el estadio El Pozuelo de la localidad costasoleña.

"¡Nos tocó un gordo!", destacaron los medios oficiales del club torremolinense, que se había reunido al completo en el complejo deportivo municipal, cerca del estadio donde juega, para vivir en familia el sorteo de Copa del Rey de este miércoles.

Se juntaron allí decenas de personas: los jugadores, cuerpo técnico, directivos y personal del club, familiares de los protagonistas y hasta miembros de las categorías inferiores del Torremolinos, que acabaron celebrando con saltos de alegría el cruce con un rival de la Primera División al grito de “¡sevillista el que no bote!”.

Estuvieron presentes varias personalidades políticas como la alcaldesa de Torremolinos, Margarita del Cid, acompañada del concejal de deportes, Ramón Alcaide, que presenciaron la celebración.

El Juventud de Torremolinos llegará a la cita tras eliminar al Huesca, de Segunda División, en un partido que terminó 2-2 y se resolvió en la tanda de penaltis por 4-2, en un mediodía del pasado domingo en estadio El Pozuelo, donde se gestó esta visita del conjunto sevillista en la siguiente ronda copera.