Málaga ha homenajeado este martes a las personas represaliadas y fusiladas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista en el Cementerio de San Rafael, que está considerada la mayor fosa común de España y de Europa del Oeste.

El vicepresidente de la Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, Rafael Molina, ha asegurado que, con aproximadamente 2.900 cuerpos, este lugar ha conseguido recobrar la dignidad de todos los asesinados y ha supuesto "un hito a nivel nacional".

En ese cementerio se ha construido un mausoleo con forma de pirámide donde se han grabado los nombres de los allí enterrados.

Molina ha pedido al Ayuntamiento de la capital malagueña que se termine el Parque de la Memoria de San Rafael, un proyecto de creación de zonas verdes y una zona deportiva -entre otros espacios- iniciado hace siete años, así como un centro de interpretación.

También ha solicitado que se realice un bando de ADN, ya que "hay muchos familiares que quieren saber si los restos de sus familiares están aquí", ha manifestado.

Aunque el presidente de la corporación para la recuperación de la memoria histórica ha manifestado que la política está viviendo momentos "convulsos", ha apuntado que seguirán defendiendo sus ideas.

"En honor a los que están aquí, por lo que ellos murieron y por lo que ellos defendieron: ¡viva la libertad y viva la República!", ha concluido entre los aplausos de los presentes.

Ofrenda floral a los represaliados de la Guerra Civil. Javier Ramírez.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha señalado que la capital que lidera fue "una de las ciudades que más padeció durante la guerra civil española", al tiempo que ha destacado que no solo sufrió una parte de la población.

"Debemos hacer el esfuerzo de entender el dolor de los demás, dos partes sufrieron", ha insistido, por lo que ha pedido a la asociación de memoria histórica de Málaga que el centro de interpretación "recoja toda la historia y no solo una parte de ella".

En este sentido, De la Torre ha considerado que el parque debería llamarse "Parque de la Memoria y de la Concordia", con el objetivo de fortalecer este último aspecto.

"La clave de trabajar por la concordia es que nunca se repitan hechos históricos de esa naturaleza en España, ni esa tensión, injusticia, dolor y desgarro de un país dividido", ha añadido.

Por ello, ha señalado que "la obligación ética e histórica" como sociedad es fomentar situaciones que vayan en la dirección de la cohesión social, territorial y en concordancia con la Constitución de 1978.

El alcalde de Málaga ha estado acompañado por otros integrantes de la corporación municipal; el subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas; representantes de sindicatos y asociaciones, que han realizado una ofrenda floral a en memoria de los fusilados, homenaje que cumple ocho años de historia.