La asamblea local de Izquierda Unida de Málaga ha renovado su dirección y designado como coordinadora a Remedios Ramos, que asume su nueva responsabilidad con la «plena disposición a trabajar con ilusión, junto a los compañeros que conformamos la nueva dirección local, para acabar con 25 años de políticas de derechas en Málaga, que da la espalda a la ciudadanía, genera injusticias sociales y que tiene como único objetivo llenar de hormigón la ciudad».

Ramos se mostró ayer convencida en su discurso de que el nuevo equipo de dirección «es capaz de generar la ilusión suficiente para aglutinar a la izquierda del PSOE una confluencia de colectivos, partidos políticos y personas involucradas en un proyecto de ciudad que sea capaz de derrocar, por fin, al gobierno del PP y a sus políticas nefastas». Así habló de un trabajo que se va a centrar en construir una Málaga «más solidaria, más social y más sostenible», al tiempo que indicó su interés por «acabar con las desigualdades» que la pandemia ha evidenciado en los barrios más pobres. «Y queremos hacerlo junto a los movimientos sociales, porque Málaga se caracteriza por tener colectivos ciudadanos muy activos y combativos». El coordinador provincial de IU Málaga, Guzmán Ahumada, transmitió a la asamblea «la plena disposición de la dirección provincial a trabajar de forma conjunta con la nueva dirección local para construir una Málaga para la gente en un contexto social, económico y político muy complicado como el que estamos atravesando».