20 de noviembre de 2020
20.11.2020
La Opinión de Málaga
Medio Ambiente

"Todo se orienta hacia un modelo de desarrollo sostenible y una economía verde"

Entrevista al delegado territorial en Málaga de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Fernando Fernández Tapia, en la que analiza los retos que tiene la Junta en sostenibilidad

20.11.2020 | 05:00
Fernando Fernández Tapia-Ruano.

El delegado territorial en Málaga de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Fernando Fernández Tapia-Ruano, analiza los retos que tiene el gobierno autonómico en sostenibilidad y economía circular.

¿Cuáles son los principales retos que se ha propuesto el gobierno andaluz en sostenibilidad, economía circular y lucha contra el cambio climático
El objetivo del Gobierno Andaluz es reorientar las políticas e iniciativas públicas y privadas con incidencia en la comunidad autónoma andaluza hacia un modelo de desarrollo sostenible basado en una economía verde y una sociedad cohesionada, trasladando al ámbito regional las declaraciones internacionales sobre desarrollo sostenible. En este sentido, el consejo de Gobierno ha aprobado el pasado 17 de noviembre el inicio de la tramitación del anteproyecto de Ley de Economía Circular de Andalucía. El objetivo es crear un marco normativo adecuado para la transición hacia un modelo de protección ambiental que fomente el uso racional de los recursos, alargue la vida de los productos y minimice la generación de residuos.

¿Cuáles son las principales medidas que está implementando la Junta de Andalucía en aras del Desarrollo Sostenible y la Economía Circular?
El objetivo del Programa de Desarrollo Rural Sostenible (PDRS) ha sido y es el instrumento base de aplicación de la Ley 45/2007 de desarrollo rural sostenible. Posteriormente el 16 de abril de 2019 se aprobó, mediante Acuerdo del Consejo de Gobierno, la formulación del Plan Estratégico para mejorar la competitividad del sector agrícola, ganadero, pesquero, agroindustrial y del desarrollo rural de Andalucía 2020 - 2022, el cual cuenta con un horizonte temporal de 3 años. El objetivo general del mismo es el de mejorar la competitividad del sector agrícola, ganadero, pesquero y agroindustrial y del desarrollo rural de Andalucía.

¿Cómo se implica a las empresas andaluzas y malagueñas desde la administración para que se sumen a los ODS?
La implicación de las empresas se obtendrá a través de la incardinación de éstas en los diferentes planes de Desarrollo Sostenible y de Economía Circular, ya mencionados, y que están en marcha e imbricando su participación a través de colaboraciones público-privadas.

¿Podría destacarnos los principales planes e iniciativas legislativas que están llevando a cabo para ello?
Con independencia de los planes anteriormente reseñados cabe destacar el Plan Integral de Residuos de Andalucía, hacia una Economía Circular en el Horizonte 2030 (PIRec 2030), el Plan de Acción anual 2020 de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía y el Plan de Acción 2020 de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía. También merecen mención el Plan Integral de Inspección en materia de calidad ambiental de Andalucía para el periodo 2020-2025 (PIDIA 2020-2025) entre otros.

¿Sigue siendo la colaboración público-privada la mayor garantía para acometer esta transformación tan global del modelo productivo?
El Consejo de Gobierno ha aprobado un acuerdo para iniciar los trámites necesarios que permitan impulsar el uso de la colaboración público-privada como método complementario para acometer proyectos en Andalucía. Aunque se trata de inversiones de evidente carácter público, la iniciativa público-privada se contempla como una salida viable, además de responder a la demanda de los ciudadanos de más infraestructuras.

Cuál cree que es el nivel de Andalucía en general y de Málaga en particular en compromiso de sostenibilidad comparado con otras regiones y provincias de España?
El 82,3% de los andaluces está preocupado por el medio ambiente, según el Ecobarómetro de Andalucía. Entre los temas que más preocupan a los andaluces se encuentran, en el ámbito global, el cambio climático (54,2% de los encuestados), y destaca el aumento significativo desde 2013 de la inquietud por el deterioro de los mares y océanos (32,3% en 2018 frente a un 13,7% cinco años antes). A escala regional, la mayor preocupación de los andaluces son los incendios forestales (39,5%), y en el ámbito local, la suciedad de las calles (44,8%). En cuanto a la provincia de Málaga cabe señalar que la totalidad de empresas con Autorizaciones Ambientales Integradas están en un proceso de incorporación de las Mejores Técnicas Disponibles que compatibilizan la actividad productiva con la sostenibilidad que, ya hoy en día, no se plantea como una opción, sino como una hoja de ruta que nos orienta por el camino a seguir.

¿Se hace necesaria una educación ambiental y mejores políticas de comunicación hacia la población para concienciar de lo grave de la situación actual y de la necesidad de iniciar una transición hacia lo sostenible y lo ecológico?
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible junto con la Consejería de Educación y Deporte ponen a disposición del sistema educativo andaluz el Programa Aldea, Educación Ambiental para la Comunidad Educativa con el objetivo de promover el desarrollo integrado de iniciativas de educación para la conservación de los recursos naturales y el fomento del desarrollo sostenible en el ámbito de la comunidad educativa andaluza, al objeto de contribuir a una sociedad más proambiental, justa y solidaria. La población andaluza también cuenta con el programa Recapacicla, que consiste en una campaña anual que plantea la realización de actuaciones de comunicación, formación y educación ambiental para la sensibilización ante la problemática de los residuos y el reciclaje destinadas a la Comunidad Educativa, Universitaria y Personas Mayores.

¿La reutilización de aguas regeneradas para la agricultura malagueña, es una utopía todavía? ¿Para cuándo un Pacto Andaluz por el agua?
La reutilización no solo no es una utopía sino que ya existen iniciativas en nuestra provincia para el uso de aguas regeneradas en muchas actividades, por ejemplo el uso de aguas reutilizadas para riego en cultivos subtropicales. Por otro lado, el Pleno del Parlamento de Andalucía aprobó en mayo de 2019, una iniciativa relativa a Pacto Andaluz por el Agua, el cual ha seguido su tramitación, y a fecha de hoy ya se han completado las tres primeras fases del desarrollo de este gran Pacto Andaluz por el agua.

¿Cómo se imagina la agricultura, la ganadería y la pesca andaluza y malagueña en el 2030?
Realmente me gustaría que en 2030, o incluso antes, la sociedad en general fuera consciente del papel fundamental que el sector agrario desempeña, en referencia a la emisión de gases de efecto invernadero, ya que nuestros cultivos, como el olivar, fijan el CO2 atmosférico a través de la fotosíntesis y nuestra ganadería mantiene los pastos y las dehesas mediterráneas en unas condiciones adecuadas para evitar incendios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook