Los estudiantes malagueños de 17 años, Pablo Asenjo y Matthew Horne, desarrollaron una aplicación que permite resolver la formulación química de forma sencilla con el teléfono móvil llamada Quimify. Los jóvenes tienen como objetivo ayudar a otros estudiantes que, como ellos, han estudiado formulación desde la ESO. Ambos crearon esta aplicación por su cuenta y obtuvo “unas 300 descargas en menos de una semana”. 

Actualmente, esta app se encuentra disponible para dispositivos con el sistema operativo Android. Matthew explica la función de esta como una herramienta para resolver los ejercicios. ”Si tienes cualquier duda de cómo se formula una cosa simplemente tienes que escanearlo o introducirlo y nuestra aplicación hace como una traducción de la fórmula en sí a su nombre”, explica.

Estudian en el Colegio Diocesano La Presentación en el bachillerato de ciencias tecnológicas y pretenden llevar su carrera por el camino de la informática y la ingeniería

Ambos estudiantes se complementaron para crear esta aplicación, pues Pablo Asenjo se encargó de la programación y Matthew Horne, del marketing y la estructura. “Ha sido todo nosotros, no nos ha ayudado nadie en ningún momento”, destaca Matthew.  La promoción de esta la realizaron por Instagram buscando cuentas con grandes cantidades de seguidores que se acercaran a su público objetivo. Matthew comenta: “Les escribimos, les preguntamos por los precios y les hicimos un análisis sobre la audiencia que tenían”. De esta forma, su aplicación obtuvo una publicidad basada en las redes sociales, adaptada a la generación que la utilizará.

Idea novedosa

Matthew y Pablo notaron que no había ninguna aplicación que actuara como buscador o escáner de formulación. De esta forma, se fijaron en la aplicación Photomath, según señalaron en una entrevista a la Cadena ser. Esta aplicación funciona de manera parecida a la de los chicos, pero es para matemáticas. Los jóvenes decidieron crearla para la química y que pudiera ser una ayuda para todo el que lo necesitara.

Los estudiantes, viendo el éxito de su aplicación, tienen pensado ampliar las funciones de esta añadiendo actividades interactivas. “Lo que queremos hacer es meter ejercicios para que la gente pueda practicar.”, señaló Matthew Horne. Estudian la posibilidad de añadir un juego para aprenderse las distintas formulaciones químicas por rondas en el que el usuario debe ir reconociéndolas para obtener la máxima puntuación.

Los jóvenes se han visto atraídos por la informática y las ciencias desde que eran pequeños. Estudian en el  Colegio Diocesano La Presentación en el bachillerato de ciencias tecnológicas y pretenden llevar su carrera por el camino de la informática y la ingeniería.