La joven de 22 que fue atropellada el pasado 4 febrero por un conductor ebrio en la glorieta del barrio de la Virreina ha fallecido este viernes en el Hospital Regional de Málaga, según han confirmado fuentes del centro, donde se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos en estado "muy grave".

El conductor impactó su vehículo contra la rotonda ubicada en la plaza Jacques Cousteau, volviendo a salir lanzado el coche para terminar colisionando contra un turismo estacionado, al que la víctima se disponía a subir. Ambos vehículos se incendiaron por el impacto.

La joven quedó atrapada en los bajos del coche y fue sacada por agentes de la Guardia Civil y su pareja, siendo trasladada por los servicios de emergencias, ya con un pronóstico grave.

Los agentes comprobaron que el conductor circulaba bajo los efectos del acohol y, al parecer, el vehículo iba sin frenos, por lo que fue detenido como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, y otro de lesiones graves por imprudencia grave.