Cruz Roja acompaña en Málaga a más de 200 personas mayores de 65 años a sus respectivos centros de salud para vacunarse contra la Covid-19. La organización traslada a usuarios que vivan solos o no puedan acudir por sus propios medios a suministrarse la vacuna.

Desde el inicio del proceso de vacunación, Cruz Roja Málaga ha impulsado un servicio de desplazamiento cuyo fin es el de posibilitar el traslado de personas mayores a los centros habilitados para la vacunación contra la Covid-19. El perfil de estos usuarios es el de personas, mayores de 65 años, en situación de soledad y/o con problemas de autonomía o movilidad reducida.

A día de hoy, un total de 210 mayores han acudido a sus centros de salud acompañados de un voluntario de Cruz Roja. La organización, a través de un acuerdo con el Servicio Andaluz de Salud (SAS), ayuda al traslado de personas que no puedan acudir por cuenta propia a los distintos centros de salud en los que deben ser vacunados.

Más de 60 personas voluntarias colaboran, a nivel provincial, en este proyecto que Cruz Roja lleva desarrollando desde que comenzase el proceso de vacunación, el pasado mes de febrero. La entidad espera, así, dar cobertura a todos los distritos a través de las 15 oficinas que se encuentran distribuidas por toda la provincia de Málaga.

La responsable provincial del proyecto de Transporte Adaptado, María Victoria Moreno, destaca la dotación de una quincena de vehículos puestos a disposición de este servicio, a nivel provincial. El transporte se realiza en vehículos adaptados, por lo que se pueden llegar a desplazar hasta cuatro o seis personas en cada traslado, siempre salvaguardando la distancia de seguridad.

«Mis tíos son personas muy mayores, están delicados, en silla de ruedas... No sabía cómo iba a poder llevarlos a vacunar así que contacté con Cruz Roja. Los voluntarios acudieron al domicilio y me ayudaron en todo momento», relata Soledad.

Las demandas de usuarios solicitando este tipo de servicio llegan desde dos vías diferenciadas. En un primer momento era el teléfono central de Cruz Roja (950-22-22-22) el único que registraba todas las solicitudes de acompañamiento. Tras el acuerdo con el SAS, el servicio se ha ido protocolizando y ahora, además, los distintos centros de salud provinciales están derivando las demandas de los usuarios que precisan asistencia. «A día de hoy el mayor número de demandas nos llegan desde centros de salud. En Málaga, los dos que más usuarios nos están derivando son los de El Palo y El Limonar», apunta Francisco Román, responsable provincial del programa Atención a Personas Mayores de Cruz Roja.

Llamadas de sensibilización

En paralelo, Cruz Roja está llevando a cabo una campaña de información y sensibilización con el fin de prevenir a la población mayor de 65 años. Desde mediados de marzo, la organización ha realizado más de 530 llamadas a los usuarios de su base de datos para resolver cualquier duda relacionada con la vacunación contra la Covid-19, así como advertir de posibles fraudes.

En estas llamadas se dota a los mayores de todo tipo de información en relación al proceso de vacunación. Además, se les explica el método de actuación de Cruz Roja, con el fin de evitar cualquier estafa. «Este es un servicio completamente gratuito y tanto el personal sanitario como nuestros voluntarios siempre van correctamente acreditados», advierte Francisco Román