Nuevo episodio que se teje en torno a la estratégica parcela ocupada en su día por el edificio de los cines Astoria y Victoria. El alcalde, Francisco de la Torre, ha descartado hoy que se construya allí el edificio translúcido con usos gastronómicos y culturales que había previsto, una vez que se ha enviado el informe sobre los sondeos arqueológicos a la Junta de Andalucía (Delegación de Cultura) y parece, según explicó el pasado miércoles la portavoz de Cs y edil de Cultura, Noelia Losada, que habría, en los extremos del suelo y bajo los restos romanos ya localizados, más hallazgos de esa época. Por tanto, el caso es que ese proyecto, que llevaba aparejada la construcción de un sótano de diez metros de profundidad, queda descartado, pero hoy ha añadido el regidor una novedad: ahora la idea es hacer un edificio sustentado por la iniciativa pública. Eso sí, que tenga valor arquitectónico, que respete el Pepri, ha dicho, y que tenga una actividad cultural para la urbe. Es, por si lo dudaban, otra vuelta de tuerca.

Recuerden que el concurso de ideas que ganaron José Seguí y Antonio Banderas generó un proyecto del que luego se retractó el actor y que, durante las excavaciones arqueológicas, se ha extendido en la ciudad el debate sobre si dejar diáfana o no ese lado de la plaza de la Merced. Hay ciudadanos que así lo quieren, otros, claro, no. Incluso el Pleno está divido. La oposición aboga por dejar abierta la plaza. Dice el regidor que se ha trasladado el informe, del que no ha querido dar detalles, a la Junta de Andalucía, “que son los que tienen que dar su informe definitivo, y su valoración del trabajo, que se ha hecho con los arqueólogos y cuando tengamos esas conclusiones, es cuando podremos tomar decisiones definitivas”. Es decir, que ese suelo será ocupado por un proyecto sí o sí, pero acogiéndose el equipo de gobierno a las directrices de la Junta de Andalucía.

“Está claro que nosotros hemos hablado, en criterio coincidente con el Colegio de Arquitectos, de que la plaza tiene su historia como tal plaza, con cuatro lados, el llamado hospital de Santa Ana es el que estaba en esa zona, que han salido sus restos debajo, y esa conformación de la plaza, entendemos que lo más positivo con respecto a la historia de la ciudad… Y, por tanto, habrá que definir si será un edificio muy adaptado al Pepri Centro, que aporte un plus a la plaza y a la calle Victoria”, ha dicho el regidor, mientras que ha descartado definitivamente el edificio traslúcido, “el que tenía un sótano de 10 metros es siempre un tema muy complicado de contemplar, vamos a ver lo que dice la Junta pero yo creo que no es compatible hacer un sótano a diez metros y conservar algo”. Pero luego ha sentenciado: “No tiene mucho sentido”.

Ahora queda esperar “las conclusiones” de la Delegación de Cultura de la Junta, rechazó adelantar los resultados de ese informe que interprete las valoraciones de las arqueólogas (son los arqueólogos de la Junta los que decidirán la importancia de los restos y cómo han de ser conservados), pero, eso sí, quitó “importancia” a los restos localizados, “a la vista está que no es importante la riqueza arqueológica”. Y avanzó la novedad: “Yo entiendo que lo que ha descartado Cultura (por Noelia Losada) y nosotros es el edificio que estaba previsto, de iniciativa privada, en las conversaciones que hemos tenido no hemos descartado, al contrario, el que pueda haber un edificio de iniciativa pública más bien que pudieran completar la plaza, moderado en altura, un estilo que encaje bien, que aporte un plus cultural a la ciudad o dé actividad inteligente a la ciudad, tendremos que ir viendo”. Quiere que la perspectiva de ese edificio, que aporte algo arquitectónicamente, “cree una perspectiva que sea enriquecedora de calle Victoria viniendo de calle Alcazabilla”.

Los edificios privados, dice, se acogieron bien durante la crisis económica anterior, pero ahora el escenario es distinto.