El Ayuntamiento de Málaga, por medio de la empresa municipal de aguas, Emasa, ha iniciado la segunda fase de las obras de mejora del drenaje y de la red de saneamiento en el barrio Cerrado de Calderón, en el Distrito Este de la capital. Estos trabajos, que ahora se concentran en la zona alta de la urbanización, completan las actuaciones que se acometieron el pasado año 2020 en la parte baja de la zona y contribuirán a reducir la probabilidad de desbordamientos del arroyo del Leñar. La concejala del Sostenibilidad Medioambiental, Gemma del Corral y el concejal del distrito Este, Carlos Conde han visitado esta mañana la zona donde acaba de empezar a ejecutarse este proyecto que tiene un plazo de ejecución de seis meses y supondrá una inversión municipal de 852.000 euros.

Las obras se desarrollarán en 15 intervenciones agrupadas en función de distintos objetivos. En primer lugar, se ejecutarán los trabajos para facilitar la evacuación de las escorrentías que se vierten desde los viales al cauce principal del arroyo del Leñar; tareas para la mejora del tramo embovedado entre la avenida Pintor Sorolla y calle Bolivia; la instalación de un colector de pluviales y una nueva conducción de saneamiento para la separación de redes en un tramo que discurre por el Liceo Francés; y obras de limpieza del cauce y mejora del drenaje en las calles Arpa y Meridiana.

El segundo grupo de actuaciones afectará a los viales con evacuación al arroyo del Leñar y comprenden la mejora del drenaje superficial y desagüe de las calles Olmos y Arces; la interceptación de cuneta, captación de escorrentía y vertido en la calle Matagallo; mejora de infraestructuras de captación y vertido en las calles Chopera y norte de la calle Flamencos; el desvío de escorrentías en las calles Chopera, Conejera y Flamencos; y la mejora del drenaje en el tramo bajo de la calle Olmos, cruce de la calle Cueva de la Pileta y la glorieta de Jorge Campbell.

Las obras culminarán con un tercer conjunto de actuaciones complementarias en la red de saneamiento y pluviales de Cerrado de Calderón, entre las que se incluyen la mejora de los imbornales existentes en las calles Matagallo y Centaurea, así como la mejora y prolongación del drenaje en las calles Liebre, Juan Vázquez y De las Dalias.

Los trabajos están siendo ejecutados por la constructora Guamar bajo la supervisión de técnicos de Emasa.

Las obras de mejora del drenaje que ahora comienzan en Cerrado de Calderón se suman a las actuaciones de la primera fase que Emasa terminó en junio de 2020 y supuso una inversión municipal de 1.064.324 euros. Los trabajos consistieron en la instalación de un nuevo colector para la evacuación de aguas pluviales en calle Meridiana y en calle Centaurea; la mejora de la captación de agua superficial mediante la instalación de nuevos imbornales en las calles Centaurea, Meridiana, Olmos, Juan Vázquez, glorieta Jorge Campbell y paseo Cerrado de Calderón; y la recuperación de la cuenca original al aumentar la capacidad de evacuación del cajón de pluviales existente entre la avenida del Pintor Joaquín Sorolla y la desembocadura en la playa de Pedregalejo.

Asimismo, Emasa ejecutó un nuevo colector para aguas pluviales, renovó el colector de fecales existente y se realizaron actuaciones de mejora en la captación de agua superficial con la instalación de nuevos imbornales en las calles Flamencos y Rodeo. Por último, se procedió a la instalación de un nuevo colector para aguas pluviales en las calles Pimienta, Cáceres, Andaluces y Jengibre, y otro en la calle Unidad; se amplió la captación de agua superficial mediante la instalación de nuevos imbornales en las calles Pimienta, Cáceres, Andaluces, Jengibre y Unidad; y se construyó una trampa de acarreo al inicio del colector instalado en la calle Unidad junto a su intersección con el puente de calle Jengibre para la eliminación de elementos sólidos de gran tamaño que puedan obstruir los colectores de pluviales.

En la primera fase de estas obras de mejora se instalaron un total de 2.202 metros lineales de colectores para aguas pluviales de diámetros comprendidos entre 1.000 y 315 mm; se construyeron 646 metros lineales de tuberías para aguas fecales de diámetros comprendidos entre 400 y 315 mm; se instalaron más de 100 imbornales con buzón de diversas capacidades y se dispusieron otros 39 buzones en imbornales existentes; y finalmente se colocaron 10 metros de rejilla lineal.

El arroyo del Leñar, con una longitud de cauce superior a los dos kilómetros y una cuenca vertiente del orden de 1,27 km2, es el curso hidráulico principal del barrio de Cerrado de Calderón. Desde los primeros desarrollos urbanísticos en la zona durante los años 60 y 70 del pasado siglo hasta la configuración de la trama urbana actual, tanto el cauce como la cuenca vertiente han venido sufriendo una profunda transformación. Estos cambios urbanísticos propiciaron que se fuese reduciendo la capacidad de retención del suelo y que se obstaculizaran los cursos naturales de drenaje de la cuenca.

Estas actuaciones en el sistema de drenaje buscan paliar problemas de inundaciones ante episodios de intensas lluvias, aportando una solución global a la evacuación de las aguas pluviales en la cuenca vertiente del arroyo del Leñar, con el propósito añadido de dar respuesta a las necesidades adicionales en la red de saneamiento de la urbanización.