La provincia de Málaga ha multiplicado por 20 en el plazo de 12 meses el número total de casos activos o de enfermos que luchan contra la enfermedad del Covid-19. Son números que certifican la excepcional situación que se atraviesa a estas alturas del verano, en relación a lo que ocurría justo al comenzar la segunda quincena de julio en 2020. Así se ha pasado de 626 casos activos a 12.121, inmersos ahora en la catalogada por expertos como «quinta ola».

Los números facilitados a diario por la Consejería de Salud y Familias reflejan que el 15 de julio del pasado año se habían alcanzado en la provincia los 4.797 contagiados, con un balance de 3.882 curados (81%) y 289 víctimas mortales con coronavirus. Eso se traducía en que el 13% del total, es decir, esas 626 personas restantes, se encontraba en plena lucha por superar al virus.

Estos datos también contrastan significativamente con los que ha deparado la enfermedad en lo que va de año. Por ejemplo, durante los tres primeros meses de 2021 hubo casi 50.000 contagiados, prácticamente diez veces más que de febrero a mitad de julio durante 2020. Y los fallecidos entre el 1 de enero y el 31 de marzo del presente año fueron 770, lo que se traduce en más del doble de toda la primera ola.

Los casos activos o enfermos con los que se inició el presente año ascendían a 17.385, cifra que ya triplicaba a la de mediados de julio. Luego ese cómputo descendió hasta situarse en los 12.100 de los primeros días de abril, ya controlada la tercera ola. Y aunque progresivamente bajó a lo largo de abril y mayo, de nuevo empezaron a crecer los casos activos, así como la tasa de incidencia, hasta volver a los niveles de hace tres meses y medio.

En el cómputo de fallecimientos, en este último periodo, desde el 1 de abril hasta la actualidad, la provincia ha lamentado algo más de 130 víctimas mortales. Este apartado sí que es significativamente más positivo, dentro del drama que se esconde detrás de cada caso, que el relativo a los meses de la primavera y del inicio del verano en plena primera ola.

Autoridades sanitarias consultadas por este periódico reconocen que la situación este verano es radicalmente opuesta a la de hace 12 meses. En primer lugar porque ya hay más de 200 personas ingresadas en los centros hospitalarios malagueños. Pero también porque con más de la mitad de la población andaluza vacunada, con toda su pauta completa, no se esperaban tasas de incidencia tan elevadas. Marbella roza el millar de casos por 100.000 habitantes, mientras que Estepona, entre las grandes urbes malagueñas, también ha roto el techo de los 700.

¿Y cómo han evolucionado los casos activos según los distintos distritos sanitarios de la provincia? Para esta pregunta también tenemos respuestas que arrojan cierta luz sobre cómo distintas comarcas responden a patrones muy diferentes, dentro del propio territorio malagueño. Este aspecto obedece a los muy diferentes condicionamientos poblacionales, tanto demográficos como de concentración turística en distintas épocas del año.

Así observamos que el litoral occidental, donde los positivos entre jóvenes se han disparado estas últimas semanas, ha pasado justo en un año de 101 casos activos a 5.537. Aquí el número total se ha multiplicado por 55, mucho más que por ese factor provincial que ya mencionamos al principio (20 enfermos ahora por cada uno del 15 de julio de 2020). También se ha disparado la comarca de la Axarquía, de apenas 15 casos activos a los 709 enfermos que hay en este momento. En este territorio se ha multiplicado por 47 el número total.

Está claro que a uno y otro lado del litoral, con la afluencia de turistas, los parámetros han podido variar significativamente. Pero algunas fuentes consultadas niegan un vínculo directo con los visitantes, puesto que en la capital, otro enclave muy visitado, el factor de incremento es de 13 veces. Eran hace un año hasta 375 los pacientes, frente a 5.053 de este instante. E incluso figura por encima de ese parámetro La Vega antequerana, hace un año con 15 enfermos y ahora con 709 Así se ha multiplicado por 47 el número de pacientes.

El extremo lo representa la Serranía de Ronda, porque no había ningún caso activo hace justo un año. Y en este momento recoge la Consejería de Salud y Familias un total de 255. Es cierto que en esta comarca apenas ha habido hasta ahora 5.000 positivos confirmados, frente a los casi 45.000, por ejemplo, del distrito de la capital.

Te puede interesar:

El menor aumento porcentual se da en el Guadalhorce, que los 1.083 enfermos de ahora multiplican por nueve los 115 del 15 de julio de 2020. Así se cierra este repaso a los seis distritos malagueños.

Muchos más casos sin síntomas o con afección leve

Los expertos señalan que los enfermos que actualmente batallan en la provincia contra el Covid-19 distan en cuanto a síntomas, de manera general, a los que había hace un año. Así se habla ahora más de ciertos síntomas de la enfermedad, durante la primera semana de la infección, que se asocian significativamente con el desarrollo del llamado «Covid persistente, independientemente de la edad o el sexo». Hay muchos más casos, pero los síntomas son más leves que los diagnosticados hace justo un año, señalan fuentes de la Junta.