La asociación Arrabal-AID se une a la Universidad de Estocolmo y entidades sociales de Austria, Grecia y Portugal para potenciar el patrimonio cultural europeo a través de un concurso fotográfico internacional. El proyecto Cícero refuerza las competencias digitales entre mayores y personas con mayor vulnerabilidad.

Este concurso fotográfico internacional busca reflejar espacios naturales, monumentos arqueológicos, obras de arte, sitios de interés y ciudades históricas así como mostrar usos, costumbres y tradiciones para potenciar el patrimonio cultural material e inmaterial europeo. Se trata de Cícero, iniciativa desarrollada en el marco del programa Erasmus+ con participación de la Universidad de Estocolmo y organizaciones sociales de Austria, Grecia, Portugal junto con la Asociación Arrabal-AID como participante española.

Permanecerá abierta hasta el próximo 31 de agosto a cualquier persona residente en la Unión Europea que quiera compartir sus imágenes a través de la web https://www.project-cicero.eu/contest/european-cultural-heritage/?contest=gallery.

El Proyecto Cícero tiene como reto principal el desarrollo de las competencias tecnológicas entre personas mayores y en situación de riego exclusión social usando la fotografía digital como motor de motivación, para generar un impacto positivo en su vida social, cultural y familiar además de contribuir a manejar con mayor soltura herramientas TICs fundamentales para comunicarse y realizar todo tipo de gestiones administrativas.

La participación de las entidades Edrase (Grecia), European Initiative for Education (Austria), Proandi (Portugal) y Arrabal-AID asegura la diversidad del proyecto así como la recopilación de lugares y muestras del rico patrimonio cultural europeo desde diferentes localizaciones, han precisado desde el colectivo malagueño.

De forma previa al concurso, cada entidad participante organizaba dos cursos de aprendizaje y perfeccionamiento para acercar la fotografía al público objetivo y enseñar técnicas de composición, manejo de dispositivos, enfoque y edición de imágenes. Una formación de la que en el caso de Málaga se beneficiaron un total de 87 personas con más de 45 años, la mayoría de las cuáles se encontraban en situación de desempleo, que debido a la pandemia y los meses de confinamiento terminaron sus clases a través del campus virtual de la entidad.

Finalmente, este campus se abrió a toda la ciudadanía como un recurso pedagógico más, para facilitar el acceso a contenido útil en un tiempo donde tocaba quedarse en casa.

Todas las fotografías participantes en el concurso, en el que se pueden encontrar puntos de Málaga como la Catedral o la recreación en grafiti de un patio andaluz en el barrio de Mangas Verdes que forma parte de la ruta 'Málaga Más Bella', se recopilarán en una base de datos de acceso gratuito con la que se busca también extender el alcance del Año del Patrimonio Cultural Europeo celebrado en 2018 y que ya tenía en cuenta los cambios producidos por la revolución digital y la globalización.

Tras la finalización del proyecto, estas imágenes quedarán a disposición de toda persona interesada, como un recurso abierto bajo licencia Creative Commons así como la propia implementación del proyecto, que ofrecerá a entidades sociales y centros de enseñanza una guía de transferibilidad y evaluación para la aplicación del curso en otros campos educativos y personas de diferentes edades.

Después de celebrar cuatro encuentros transnacionales, todavía resta al Proyecto Cícero un evento de aprendizaje, formación y docencia que acogerá Oporto en los próximos meses y un evento de difusión de cierre auspiciado por la Universidad de Estocolmo.