El Ayuntamiento de Málaga ha desembarcado en la feria Marché International des Professionnels de l’Inmobilier (Mipim), que se celebró ayer y hoy en la localidad francesa de Cannes, con la intención de buscar inversores para los proyectos de Repsol y La Térmica, especialmente para el segmento residencial en ambos casos. Este es uno de los eventos inmobiliarios más importantes del mundo.

Así lo explicó el edil de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien detalló que también ha concurrido a esta feria el Área de Turismo, Promoción de la Ciudad y Captación de Inversiones. «Hemos llevado documentación e información sobre aquellos aspectos que nos preguntan los inversores acerca de la ciudad, y lo que queremos enseñar, además de hablar también de la importancia de empresas que han desembarcado en la ciudad, de las posibles que pudieran venir, del PTA y del Centro Histórico. En el ámbito urbanístico, sobre todo llevamos documentación de los terrenos de Repsol y de los de La Térmica, con el fin de buscar inversores potentes, sobre todo en el espacio residencial. También, en general, inversores que busquen suelo para este segmento», indicó el edil.

También, y dada la necesidad anunciada por algunos analistas acerca de la falta de edificios de oficinas en la capital, López y su equipo van a mostrar las posibilidades de suelo y espacios que hay en la ciudad costasoleña en este segmento.

En cuanto al residencial, dicen los documentos, reproducidos en las imágenes de esta información, que hay más de 9 millones de metros cuadrados de suelo residencial en la ciudad, un techo edificable de más de 4 millones de metros cuadrados para acoger 43.625 viviendas, 16.154 de ellas de VPO. En cuanto a las oficinas, la ciudad según publicita en Cannes, dispone de un millón de metros cuadrados de techo.

En cuanto al estado de los proyectos estrella para el departamento que dirige Raúl López, que son Repsol y La Térmica, en cuanto al segundo de ellos se dio a finales de enero pasado luz verde al proyecto de urbanización, promovido por Nueva Marina Real Estate, que generará, según Urbanismo, una nueva centralidad urbana en Carretera de Cádiz.

Se trata de un sector con una superficie de 115.944 metros cuadrados que colinda al norte con la avenida Moliere, al oeste con la calle Jalón, al sur con la prolongación de la calle Pilar Lorengar y al este está dividido por la calle Pacífico. Se quiere general así un mix de usos residenciales, hoteleros, comerciales y de oficinas, que «irradien actividad con un nuevo tejido urbano que debe adquirir singularidad, formalizando el encuentro entre el eje de la avenida Moliere y el paseo marítimo, con la creación de espacios públicos interiores y exteriores y cuya disposición tengan el mar y la antigua chimenea de la Térmica como referente». Se destinan 18.908 metros cuadrados a 870 viviendas, de las que 273 serán VPO; 2.404,95 metros van a uso hotelero y 1.839, a oficinas.

Imagen de la documentación enviada a Mipim.

En cuanto al primer proyecto, en mayo pasado se conoció que más de una decena de fondos de inversión habían formalizado entonces su interés por hacerse con alguno de los cinco lotes que saldrán a pública subasta en Repsol: las tres torres para residencial y oficinas y los dos zócalos comerciales.

La idea, aseguró en su día el concejal, es subastar unidades individuales de suelo para que grandes y pequeños fondos puedan participar en la compra de activos. Son cinco lotes: tres torres (baja más 28, baja más 30 y baja más 32), y dos zócalos de baja más tres plantas que tendrán usos comerciales. En total, unos 56.000 metros cuadrados de residencial para las torres (hay fondos que se plantean abiertamente la posibilidad de hacer varias plantas de oficinas y el resto de residencial, tal vez para alquiler) y 20.000 metros cuadrados para uso comercial. Los que se hagan con ese suelo habrán de construir el parque y el aparcamiento subterráneo. Numerosas asociaciones ciudadanas, ya lo saben, exige la construcción de un bosque urbano en toda la parcela.