El catedrático de Botánica de la UMA Enrique Salvo Tierra ha apuntado a «la verdificación de las ciudades» como un factor «clave» en la adaptación al cambio climático, ya que «llenar las ciudades de árboles contribuye a bajar la temperatura en tres o cuatro grados».

En esta línea, ha indicado que la arborización de los espacios urbanos «es un proyecto que ha pasado al hecho, todas las ciudades del mundo se están dando cuenta de la necesidad de adaptación». «Parte de la solución está en los árboles y en los servicios ecosistémicos que generan, en toda Europa las ciudades están desarrollando proyectos de cinturones verdes como el de Victoria Gastéiz, en Córdoba se va a presentar en breve y Granada está trabajando en ello», ha añadido.

Salvo Tierra dirige el seminario ‘Soluciones basadas en la naturaleza y economía circular frente al cambio climático en la provincia de Málaga’, enmarcado en los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en la Sede Tecnológica de Málaga.

El botánico ha hecho referencia a la importancia de analizar cómo responder ante el cambio climático, al que se ha referido como «una realidad inequívoca» desde el punto de vista del ámbito urbano, «considerándolo no solamente desde los conceptos de conservación de la naturaleza, sino con medidas de carácter económico social como por ejemplo la economía circular».

El director del curso ha explicado que la economía circular consiste «en un aprovechamiento de los residuos más allá del reciclaje», que supone «olvidar el usar y tirar y crear una industria en torno a estos residuos para reconvertirlos en materia prima».

Salvo Tierra ha señalado que la economía actual es un sistema «parecido al funcionamiento de los parásitos» en el cual «se consume mucha energía y mucho producto primario, por lo que la cantidad de desechos es altísima y no hay una solución».

A este respecto, ha resaltado «la formación de un sexto continente hecho a base de residuos de plásticos en el Océano Índico, con una superficie similar al Reino Unido», y ha advertido que «es necesario la búsqueda de soluciones para esta gran acumulación».