El responsable de la federación de vecinos de Málaga Cívilis, Antonio Fuentes, habla de la situación general de Málaga capital y de algunos de sus principales proyectos y se muestra especialmente crítico con la limpieza general en la ciudad.

Tras la última junta directiva, la Federación Cívilis concluyó que los barrios «sufren un lamentable estado de abandono».

Es el mayor problema que hay. Es un sentimiento general en todos los distritos de Málaga.

¿Por qué cree que ocurre?

Porque a los barrios no se les da prioridad y porque no se empodera lo suficiente a los concejales de distrito, a quienes se les han quitado muchas atribuciones en favor de los responsables de las distintas áreas. Esa es una decisión del alcalde.

¿En qué se traduce el abandono que denuncian?

En limpieza, por ejemplo, siguen las deficiencias. Pero además, no se pueden arreglar porque somos testigos de que el alcalde encomendó al entonces concejal Raúl Jiménez que testara en varias ciudades españolas qué es lo que mejor funciona, si el servicio público de limpieza o el servicio privado. Su conclusión fue que funcionaba mejor el servicio privado pero al alcalde, por la cuestión que fuera, le pareció mal esta postura y le destituyó de Medio Ambiente.

¿No ha supuesto entonces una mejora la municipalización del servicio?

Los vecinos seguimos protestando por la falta de limpieza y no es por capricho Además, no podemos culpar solamente a los trabajadores. Todavía tienen que ir andando del cuartelillo al tajo y vuelta. Eso no ocurre en una empresa privada porque es antediluviano. Si tú no cambias el procedimiento, ¿cómo esperas que cambie el resultado?

¿En qué otros asuntos perciben los vecinos ese abandono?

 No hay planificación para podar o para baldear. Además, la falta de limpieza está dando pie a una proliferación de ratas y cucarachas. También está aumentado mucho la inseguridad ciudadana. Lo achacamos a que ya no contamos como antes con la policía de proximidad por parte de la Policía Nacional ni por parte de la Policía Local con la de barrio, que estaba compuesta por señores con cierta relación con la vecindad y conocían los problemas. Inexplicablemente desaparecen las cosas que funcionan, cuando hay que potenciar aquello en lo que hemos acertado. Nosotros queremos que vuelva la policía de barrio.

¿Cómo ve la participación ciudadana en Málaga?

Hace ya muchos años que no existe, porque cuando a ti te oyen pero no te escuchan, llega un momento en que dices: para qué. Eso ocurre en los consejos territoriales, antes iban todas las asociaciones y ahora, dos o tres. 

¿Qué le parece que el Ayuntamiento no haya tenido en cuentas sendas consultas ciudadanas contrarias al SARE en Huelin y la Cruz de Humilladero?

Particularmente creo que la zona azul produce movilidad, pero lo que está claro es que los vecinos han dicho que no y no les han hecho ni caso. 

¿Qué piensa Cívilis del proyecto del metro al Hospital Civil?

Antes de nada, llevamos diez o doce años denunciando el cruce de Jiménez Fraud con el metro en superficie. Lo propio era meterlo por debajo o por encima. El cruce ha provocado ya varios accidentes. Con respecto al metro al Civil, será muy necesario pero sigue siendo más prioritario el metro al PTA. Es lo más urgente pero no lo hacen.

¿Cómo ve las playas?

Las playas están sucias. Mucho depende de los ciudadanos, que no hacemos nada por mejorar la limpieza. Además, a las 7 o 7.30 de la mañana te encuentras a muchas personas andando y no tienen urinarios públicos porque los que hay los abren mucho más tarde.

¿Qué postura tienen con respecto al solar de Repsol?

Cívilis es contraria a la postura del equipo de gobierno, pero en la anterior legislatura Ciudadanos aumentó en 40 o 50.000 m2 las zonas verdes de la parcela y limitaron alguna construcción. Nosotros apoyamos esta postura. Creemos que el alcalde no le da importancia al hecho de que allí haya una mayor superficie de zona verde. 

Vuelve el debate sobre el Guadalmedina, ¿cómo ve el río?

No ha habido voluntad política de arreglar el Guadalmedina, porque hay que tener en cuenta que Celia Villalobos en su primera legislatura, hace 26 años, ya tenía un proyecto y ahí sigue el río.

¿Qué opina Cívilis de la Torre del Puerto?

En un principio la federación la apoyó por la cantidad de puestos de trabajo que se generaban y la riqueza para Málaga. Después, ha habido una serie de análisis de organizaciones y profesionales que han puesto en tela de juicio el rascacielos por muchas razones y Cívilis ha cambiado de opinión, por eso ahora nos oponemos a su construcción.