Tras dos años de parón obligado por la pandemia, el Hospital Virgen de la Victoria ha recuperado este sábado sus cursos de formación en técnicas de reanimación cardiopulmonar. Los talleres, en los que se enseñan maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar (SVB), así como a manejar equipos de desfibrilación automática (DEA), no han podido tener mejor colofón para los 42 alumnos que hoy han participado en esta formación. El centro hospitalario había organizado el encuentro de Luis Rodríguez Amador con los dos agentes de la Policía Local de Málaga que le salvaron la vida: José Miguel Mesa y Juan Tomás García Bonilla

Luis quería conocer a estos policías para darles las gracias por salvarle la vida tras sufrir un infarto en plena calle, mientras paseaba por el rastro de la capital. Los agentes, que fueron auxiliados por otros compañeros, estuvieron más de 10 minutos haciendo compresiones toráxicas y aplicando el desfibrilador. "Me han salvado la vida", reconocía este ciudadano.

Los agentes han reconocido que en 24 años de servicios nunca habían tenido una intervención similar: "Ha sido el servicio de nuestra vida. Tuvimos mucha suerte todos. Este hombre se cayó al lado y no sé que hubiera pasado si hubiera estado en el interior del rastro", reconocía uno de los agentes, que han resaltado la importancia de los desfibriladores.