Las pegatinas apenas se ven, lo que motiva que los viandantes pasen sobre el carril bici provisional de la Alameda Principal colisionando con los ciclistas; al lado, quienes esperan el autobús, también tienen que sortear a bicicletas y patinetes. Una moción de IU y Podemos, defendida ayer por la viceportavoz, Remedios Ramos, sirvió para que el Ayuntamiento se comprometa a arreglar los desperfectos de esta vía ciclista, lo que se aprobó por unanimidad. Dijo el edil de Movilidad, José del Río, que cuando el metro llegue al Centro el año que viene él impulsará, junto a Urbanismo, un carril bici segregado en el centro mismo de la calzada. Todo ello ocurrió en la Comisión de Ordenación del Territorio.

Eso sí, rechazó el equipo de gobierno habilitar un carril bici «debidamente segregado y armonizado con el resto de usuarios de la vía siguiendo un proceso participativo y planificar y ejecutar un nuevo sistema de parterres, que, según Ramos, están causando muchos problemas en la Alameda Principal. Estos podrían usarse, dijo, para señalizar el carril bici provisional.

Del Río señaló que ahora no podía acometerse «otra obra de envergadura», pero sí se puede «conservar, mantener, mejorar la señalización». Y, cuando el metro llegue al Centro, «se utilizará parte de los carriles centrales para hacer un carril bici segregado». Defendió Del Río que, tras la reforma de la Alameda Principal, se ha producido una transformación vital, pasando el espacio peatonal de ese bulevar desde el 30% al 70% y reduciéndose, a la inversa, el espacio usado por el coche. Ahora, hacer un carril segregado, como pedía Adelante Málaga (UP) en la misma acera que el actual, que es, insistimos, provisional, «variaría la imagen de la Alameda». Ya dijo la semana pasada Del Río que la ejecución de ese carril bici central significaría, por otro lado, la eliminación del tráfico privado de la zona, quedando los cinco carriles bici existentes para el transporte público y emergencias. Noelia Losada, edil de Cultura, por cierto, incidió en esa idea, una vez terminen las obras del metro, pero se abstuvo en los dos primeros puntos de la moción, de forma que oposición y equipo de gobierno quedaron empatados y solo el voto de calidad del presidente de la comisión, el concejal de Urbanismo, Raúl López, desempató los bloques y sirvió para rechazar las propuestas de UP.

Remedios Ramos destacó el «gran peligro de accidente que se genera en la vía», mientras que el edil socialista Jorge Quero acusó a Del Río de impulsar el uso del coche en la ciudad y de crear una zona «de inseguridad vial».

Raúl López, por su parte, señaló que la obra de la Alameda Principal tuvo un periodo de participación de cuatro meses, hubo una web de sugerencias y se le dio un giro de 180 grados. Destacó que la zona sur ya fue recepcionada y está completamente acabada y que en la acera norte siguen las obras del metro, por lo que es normal que haya camiones y algunos problemas. Losada señaló que la zona es una «maravilla» para pasear.