Daniel Pérez alterna estos días su responsabilidad como portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga con el reto con fines orgánicos que le aguarda en el horizonte. Pérez acaba de oficializar su intención de convertirse en el nuevo líder provincial del partido tras el actual proceso que culminará con el cónclave malagueño del 12 de diciembre y pondrá fin al mandato de José Luis Ruiz Espejo. Impulsar un cambio interno desde la unidad es el principal objetivo que se ha marcado. Esta intención marcará su campaña para unas hipotéticas primarias en las que también tiene la intención de participar el alcalde de Ojén, José Antonio Gómez. El inminente Congreso Regional de Torremolinos salta a la palestra, igualmente, en una entrevista en la que se antojan inevitables esos enfrentamientos entre ‘hermanos socialistas’ que le han rondado desde que decidiera abandonar el bando ‘susanista’ para apoyar a Juan Espadas en su camino hacia el liderazgo del PSOE andaluz.  

¿En qué nuevas realidades se traduciría, si resulta elegido como su secretario general, el cambio que quiere impulsar en el PSOE de Málaga?

En este caso, quiero presentar un proyecto político que tenga como base clara el municipalismo ¿Eso qué significa? Sería un proyecto político integrador, intergeneracional y feminista. Sobre todo, de carácter municipalista y de progreso. Sería un proyecto renovado de consenso, unión y diálogo. Eso es lo que yo quiero plantear para el PSOE de Málaga.

¿Qué papel jugarían en su equipo otras corrientes del partido como los ‘susanistas’ afines a José Luis Ruiz Espejo o los ‘sanchistas’ de primera hora?

El proyecto político que me gustaría representar no va a tener etiquetas. Ni voy a mirar hacia el pasado para buscar etiquetas antiguas, ni voy a mirar hacia el presente para buscar nuevas etiquetas. Voy a configurar un equipo de trabajo en el que la mayoría de la militancia se vea representada y en el que podamos contar con las personas de máxima valía que tiene esta organización.

¿Considera que José Bernal sería un buen compañero de viaje, como secretario de Organización, si usted alcanza la cúpula provincial del PSOE; o es pronto para dar nombres?

Es pronto para hablar de nombres porque todavía hay que respetar los procesos. El lunes que viene, el día 8, es cuando se presentarán las precandidaturas y, a partir de ese momento, se explicará mi proyecto político como candidato a la secretaría general. Y en el congreso provincial del 12 de diciembre ya se configuraría el equipo. En relación a la pregunta sobre Pepe Bernal, debo decir que él es una persona de mucha valía dentro del Partido Socialista. Ha sido el alcalde de Marbella y es el actual portavoz del PSOE en la Diputación de Málaga. Es una persona con mucha valía y hay que contar con su bagaje.

¿Qué le diría a quienes creen que con el apoyo que le han mostrado abiertamente los ‘susanistas’ la renovación no será real y el partido seguirá prácticamente en las mismas manos?

En estos momentos, yo no voy a entrar en la forma de pensar de aquellos que intentan reproducir etiquetas. Yo veo a compañeros a los que conozco después de 22 años en esta organización. Sé la valía que tienen y sé la gran capacidad de diálogo que han tenido en estos momentos. Y la altura de miras que han demostrado para llegar al proyecto político que me permita presentarme. Y, en esa línea, voy a contar con compañeros de todo el partido. Porque la candidatura que quiero representar es aquella que represente a todos los militantes socialistas.

El llamado ‘grupo de los alcaldes’ -en el que se enmarcaba su posible contrincante José Antonio Gómez- consideraba que usted debía centrarse en el Ayuntamiento de Malaga y no aspirar a la secretaría general, ¿qué le parece que su rival siga insistiendo en ello? 

Respeto que el compañero José Antonio Gómez dé el paso y se quiera presentar. Él tendrá su proyecto político como, en este caso, yo voy a presentar el mío. Algunos compañeros que podían tener un planteamiento como el que está diciendo ‘Nono’ ya han dado, a día de hoy, el paso para apoyar la candidatura que yo puedo representar. Veo una fortaleza en el hecho de ser secretario general y también candidato a la alcaldía de Málaga. El proyecto político que vamos a representar es un proyecto de carácter municipalista y, por tanto, ese impulso del cambio que quiero abanderar en la provincia de Málaga va a estar sustentado por las bases de ese pilar fundamental que es el municipalismo.

¿Disfrutará tanto como pensaba del inminente Congreso Regional de Torremolinos o el anuncio de su candidatura provincial condicionará su presencia allí todo este fin de semana?

Cuando voy a los congresos, como cuando fui al Congreso Federal hace unas semanas en Valencia o como haré ahora en este Congreso Regional de Torremolinos, voy como delegado y voy a trabajar. Estaré en las ponencias en las que voy a participar y sobre las que hemos presentado enmiendas. Tendré la oportunidad de hablar con muchos compañeros pero, sobre todo, mi papel será el de hacer mi trabajo como delegado en este congreso.

¿Han servido los acontecimientos vividos esta misma semana, y el apoyo que ha recibido de los colaboradores de Ruiz Espejo, para recuperar parte de la conexión perdida con el todavía secretario general?

La relación que he mantenido con José Luis siempre ha sido de máximo respeto. Lo único que hemos tenido, en un momento puntual, es una diferencia de posicionamiento político. Pero personalmente, durante todas las primarias anteriores entre Juan y Susana, hemos tenido una relación cordial. Incluso, he podido sentarme a tomar café con él en varias ocasiones. Y, por tanto, mi relación con José Luis es buena.