La Málaga tecnológica e innovadora recibió ayer un nuevo espaldarazo con la celebración de la XIV Cumbre Cotec Europa, que bajo el lema «La transición hacia la economía intangible en Europa» se celebró por primera vez fuera de Madrid, y con la presencia del rey Felipe VI, que participó en el acto de clausura afirmando que el complejo reto de la recuperación sectorial económica y social tras la pandemia comparte un requisito «fundamental»: la necesidad de una inversión vinculada a activos inmateriales como la formación, la investigación, la innovación, la estrategia, la reputación o los datos.

El foro reúne anualmente a los tres jefes de Estado para mostrar el compromiso de España, Italia y Portugal con el fomento de la innovación y la tecnología como motor de desarrollo económico y social.

Acompañado de los jefes de Estado de Italia (el presidente de la República, Sergio Mattarella) y Portugal (su homólogo Marcelo Rebelo de Sousa), el Rey apuntó que «sin ese capital intangible, todo despliegue de infraestructuras y de otros activos materiales, en ámbitos como la transición digital o ecológica, tendrán un impacto limitado».

La imagen de la ciudad sale especialmente reforzada, ya que el Ayuntamiento de Málaga formalizó también ayer la petición de incorporarse como Patrono Protector a la Fundación Cotec para la innovación y asumir así la vicepresidencia tercera, que ostentará el alcalde, Francisco de la Torre. Cotec cuenta en la actualidad con dos vicepresidencias, asociadas a sendas áreas estratégicas de la organización, una la ejerce Telefónica (Talento y Conocimiento) y la otra, CaixaBank (Economía y Financiación de la innovación). A través de la futura tercera vicepresidencia, Cotec proporcionará un enfoque territorial a sus actividades y proyectos.

Volviendo a la presencia de Felipe VI en el acto de clausura, y ante un auditorio Edgar Neville de la Diputación de Málaga repleto, el monarca tuvo unas primeras palabras de agradecimiento a la tierra que ha acogido el foro . «Gracias a Málaga y Andalucía por acogernos y sumarse también con entusiasmo, de tantas maneras, a la innovación que desde Cotec intentamos impulsar por el bien de ese mejor futuro para nuestra sociedad», afirmó.

No obstante, dejó claro que en este campo queda mucho por hacer. «Se necesita destinar más recursos a los activos intangibles y, al mismo tiempo, medir mejor los que ya se han destinado, así como evaluar mejor su impacto», reflexionó. Y es que, pese a los avances, la debilidad sigue siendo «manifiesta» en I+D, mejora de la formación de los trabajadores y mejora del funcionamiento de las organizaciones.

Felipe VI ensalzó especialmente el talento digital que, a su juicio, «ha sido clave a lo largo de la pandemia y que será decisivo en esta etapa de recuperación». Recordó el papel de la economía digital durante el confinamiento estricto o el reto «mayúsculo» que supuso para millones de escolares, profesores y familias el salto a la educación en línea.

Eso sí, advirtió de que el cierre de las escuelas puede haber producido un impacto negativo sobre el aprendizaje de los alumnos, y señaló que ese impacto será «muy superior» para los alumnos de entornos desfavorecidos o más vulnerables.

Felipe VI saluda a las autoridades que le recibieron a las puertas de la sede de la Diputación de Málaga Álex Zea

Estas brechas de acceso tecnológico y de uso pueden generar una situación sobrevenida que, para Su Majestad, añade dificultad a un panorama que en España «ya era de por sí complejo». Según una macroencuesta de Cotec, en torno a un 40% de la población activa española no se considera capacitada para desenvolverse profesionalmente en una sociedad digital. «No es quizá del todo una sorpresa, pero sí nos debe preocupar y ocupar porque tampoco es algo atribuible solo a diferencias generacionales», apuntó el monarca.

En su opinión, la brecha digital que hay en la población española a la hora de usar medios tecnológicos para trabajar debe ser un motivo de preocupación, por l o que defendió que la formación y el reciclaje profesional «es un derecho y una responsabilidad de cada persona y ha de ser incentivada por las instituciones educativas y apoyada y facilitada en cada puesto de trabajo».

En un contexto marcado por la creciente penetración de robots y algoritmos que asumen cada vez más tareas desempeñadas antes por personas, Felipe VI abogó por que esta automatización tecnológica vaya en paralelo con el fortalecimiento de los talentos vinculados a los seres humanos, como «la creatividad, la capacidad de improvisación o la empatía».

El Rey cerró su discurso con una cita de Pablo Ruiz Picasso: «Otros han visto lo que es y preguntaron por qué. Yo he visto qué podría ser y he preguntado por qué no». El monarca dijo que esta cita «bien podría describir el compromiso de Cotec Europa con el análisis de la economía intangible». «En este espacio de innovación sabemos que lo que podemos llegar a ser está mucho más allá de lo que somos y que somos mucho más de lo que podemos ver y medir», dijo.

Tras el encuentro, Felipe VI, Mattarella y Rebelo de Sousa tenían previsto mantener una cena en un hotel de Málaga con los asistentes a la cumbre.

Asistentes destacados

En el foro participaron también la vicepresidenta primera del Gobierno de España y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño; el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; y el presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, en una mesa redonda moderada por la presidenta de Cotec España, Cristina Garmendia, que abordó los desafíos que afronta la economía intangible en los sectores público y privado.

Felipe VI y otras autoridades abandonan el auditorio tras el acto de Cotec Álex Zea

Calviño protagonizó la anécdota de la sesión cuando, al referirse al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, comentó: «Es un fenómeno. No hay alcalde de España con el que hable más de cómo atraer innovación e inversiones», dijo. También piropeó a Málaga calificándola como la ciudad más innovadora del país.

La vicepresidenta primera del Gobierno incidió en la importancia del talento tanto en el sector público como en el privado, asegurando, además, que si algo se ha aprendido de la pandemia es «el valor de lo público».

«Tenemos que asegurarnos de que tenemos un sector público, que va desde el funcionamiento de la Administración a la prestación de servicios sanitarios, pasando por la educación de nuestros niños, de primera clase si queremos, verdaderamente, que los intangibles se transformen, conviertan, en una base para un crecimiento más sostenible, inclusivo y más justo», explicó. Sobre la visión de España y sus oportunidades en el mundo de los activos intangibles, consideró que está «particularmente bien situada» para los cambios que tiene por delante y para los que «se están produciendo ya».

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, manifestó que lo «principal» es dominar el mundo de la tecnología con «estructuras tangibles» para «dominar los problemas», por lo que el principal reto es «atacar la digitalización» y explicar «aquello que no se ve». El tráfico de datos por las redes de cualquier compañía de telecomunicaciones es 50 o 60 veces más cada año y el 40% del tráfico total ya no es entre humanos, sino entre máquinas.

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, destacó que los bancos son el sector más centrado en intangibles, en relación a la confianza, la ética de la entidad, la imagen del banco o la relación del cliente con las oficinas. Sin embargo, señaló que, «por mucha digitalización que haya, las personas serán el elemento diferencial de competitividad de una empresa» e incidió en la importancia de «proveer a las personas con habilidades para que puedan seguir en otros sectores más emergentes dentro del mercado de trabajo».

La jornada incluyó la presentación de un informe que analiza la situación y evolución de los activos intangibles en España, Italia y Portugal elaborado por Cotec con la colaboración del IVIE. Los tres países comparten una baja inversión en activos intangibles, lo que les sitúa en la parte inferior del ranking de la UE-15 (excluida Bélgica e incluido el Reino Unido).

La inversión en activos intangibles, propios de la economía del conocimiento, es particularmente débil en los tres países en los apartados de I+D+i y formación de los trabajadores. Por el contrario, se sitúan en buenas posiciones en imagen de marca (publicidad y estudios de mercado).

La Cumbre Cotec ha tenido lugar en el auditorio Edgar Neville de la Diputación Álex Zea

En concreto, Italia y Portugal destacan en diseño y España, en activos ligados a propiedad intelectual. De los tres países, España se muestra con el comportamiento más dinámico en intangibles entre 1995 y 2018, con una mayor contribución de estos activos al crecimiento de la productividad.

Por intensidad de inversión en intangibles, entre las 15 principales economías de Europa, Portugal ocupa la décima posición, Italia la undécima y España la decimotercera. El ranking de inversión sobre PIB sitúa en cabeza a Irlanda (16,4%) y Suecia (14,6%), y en ambos, esta inversión ya superaba a la tangible en 2018. La media europea en intensidad intangible es de 8,3%. España (5,5%), Italia (6,7%) y Portugal (6,8%) ocupan las últimas posiciones, junto con Grecia (4,2%).

Apoyo de Garmendia a Málaga

Por otro lado, durante su estancia en Málaga, Cristina Garmendia transmitió, además, el apoyo de Cotec a que Málaga se convierta en la Capital Europea de la Innovación 2021. La ciudad ha sido seleccionada como una de las cuatro finalistas y el ganador se conocerá el próximo 24 de noviembre.

La presidenta de Cotec también mostró su apoyo a la celebración en Málaga de la Expo Internacional 2027 sobre «La era urbana: hacia la ciudad sostenible», un proyecto en el que el Ayuntamiento trabaja desde 2019 y que tiene el respaldo de más de 160 instituciones, entidades y empresas.

El Consistorio quiere ser el escenario de una reflexión internacional acerca de uno de los principales desafíos de las ciudades: hacer compatible el crecimiento demográfico con la protección del medioambiente y aprovechar la innovación para garantizar una mejor calidad de vida.

El alcalde, Francisco de la Torre, agradeció el apoyo de Cotec a la ciudad al abrirle las puertas de la vicepresidencia tercera y respaldar unos proyectos que, dijo, «son solo una muestra más del interés real de Málaga por seguir siendo un referente innovador en los próximos años, desde el convencimiento de que la innovación es un pilar fundamental del progreso».

Por último, subrayó el camino que ha permitido que Málaga «protagonice en las últimas décadas una transformación sin precedentes que la convierten en lugar atractivo para vivir e invertir, además de atraer y retener talento».

La Junta dice que la región se reafirma como sede de grandes eventos

La Junta de Andalucía cree que este foro consolida a Andalucía como «sede de eventos de máximo nivel».  El Gobierno andaluz «es consciente de la importancia de la investigación y de la innovación que están estrechamente vinculadas al desarrollo económico, a la competitividad empresarial y al bienestar social y es por ello que entre sus objetivos destaca reactivar e imprimir un nuevo impulso al sistema de I+D+i andaluz». La Junta recordó que desde 2019 se han destinado 310 millones a fomentar la investigación, mejorar la dotación de recursos humanos e infraestructuras y al fortalecimiento institucional.