El Hospital Materno Infantil de Málaga recibirá uno de los dos aparatos de protonterapia que la Fundación de Amancio Ortega ha donado a Andalucía. El otro se instalará en el Hospital de Pandemias de Sevilla, el antiguo Hospital Militar.

La Junta de Andalucía ha firmado un protocolo en el que la Fundación de Amancio Ortega aportará 56 millones de euros con la compra de las dos máquinas de terapia de protones y la Consejería de Salud invertirá otros 10,6 millones de euros para construir los búnkeres donde se realizarán estas terapias, el personal y el resto de equipos necesarios, además de los trámites para obtener los permisos de seguridad nuclear que requieren estos tratamientos. "Ya estamos diseñando y en período de licitación de los búnkeres y con los trámites oportunos".

La Consejería de Salud estima que ambos aparatos estarán funcionando en un plazo de "tres o cuatro años".

Según Aguirre, la protonterapia es la "última técnica en pacientes oncológicos, sobre todo en niños y adolescentes, a través de los protones". Hasta hace dos años, los pacientes andaluces que requerían este tipo de terapia eran derivados a otros países europeos y actualmente a hospitales privados de Madrid.

Estos dos aparatos también darán servicio a Ceuta, Melilla, parte del sur de Castilla-La Mancha y sur de Extremadura