La Fundación Corinto celebra sus diez años de vida y hace balance sobre su trabajo con las familias más necesitadas a través de su sistema de compra compartida. La pandemia ha hecho que este último año la demanda haya subido un 20%, lo que ha motivado la creación de un proyecto especial que ha atendido a casi 50 familias, que han acudido al economato buscando ayuda por su situación de desempleo. Para impulsar este proyecto se llevó a cabo una captación de donativos que ha traído la ayuda de donantes anónimos y empresas que han apostado por la causa.

La tienda de la fundación funciona a través de un régimen de autoservicio en el que los beneficiarios pueden elegir según sus necesidades entre una amplia gama de productos de alimentación, droguería, aseo y línea infantil abonando solo el 25% del importe, ya que el resto está financiado por las hermandades que forman parte de la fundación y los donativos que recibe. A través de este sistema de financiación compartida, las familias obtienen una compra mensual de productos básicos y variados pero elegidos por ellos. La inclusión de los productos de línea infantil fue fruto de un proyecto de 2015 que la fundación realizó en conjunto con el Ayuntamiento de Málaga.

El equipo humano de la fundación es uno de los pilares fundamentales en el funcionamiento del economato. Durante la última década, más de 500 personas han pasado por el equipo de voluntariado, que a través de ayudas puntuales o servicios continuados han actuado como la columna vertebral de la fundación. Desde sus inicios, el proyecto ha contado con la ayuda desinteresada de cientos de personas que con dedicación y esfuerzo han aportado su grano de arena a la causa.

La aportación de las hermandades y cofradías en los últimos diez años asciende a 2.554.008 euros, siendo la más destacada entre los demás contribuyentes

La labor de la fundación tiene a sus espaldas más de 6000 asistencias anuales y en torno a 10.000 familias ayudadas en los últimos diez años. Los usuarios tienen que renovar el carnet que les permite hacer uso del Economato cada seis meses, y los perfiles de familias, en cuanto a su situación económica, son muy diversos. “La situación económica de una persona mayor es difícil que vaya a cambiar, pero hay otros perfiles como familias en las que algún hijo vuelve a casa” explica Amalia Gutiérrez, gerente de la fundación. 

El número de compras mensuales generadas por el Economato en los últimos diez años asciende a 60.457 y sus ingresos a un total de 3.973.565 euros conseguidos a través de donaciones, subvenciones y aportaciones de usuarios, cofradías y hermandades. A través de las donaciones recibidas, Corinto pone en marcha programas especiales de atención con el fin de ampliar el número de familias que se benefician a través del Economato.

La aportación de las hermandades y cofradías en los últimos diez años asciende a 2.554.008 euros, siendo la más destacada entre los demás contribuyentes.