La adquisición de test de antígenos en farmacias se ha incrementado durante este fin de semana, y lo ha hecho debido a la bajada de precio acordada por el Gobierno la pasada semana. Desde el sábado, comprar una prueba autodiagnóstica cuesta menos de tres euros, en concreto el límite quedó fijado en 2,94 euros. Esto ha hecho que durante estos días el número de ventas haya aumentado de manera considerable.

Las características de esta sexta ola de la pandemia han derivado en una mayor proliferación del uso de este tipo de pruebas. El alto grado de transmisión de Ómicron, la consecuente explosión de contagios o la saturación de la Atención Primaria son algunos de los factores que han llevado a la ciudadanía durante estas semanas a decantarse por la realización de test de antígenos en sus propios domicilios.

Ahora, con un precio de venta único mucho más bajo que en sus inicios, la demanda ha crecido de manera notable. Así lo ha confirmado a este periódico el Colegio de Farmacéuticos de Málaga. La entidad asegura que este aumento comenzó a ser palpable el mismo sábado. Esta tendencia se confirma desde distintas farmacias de la provincia, que ya han ido observando durante estos escasos días cómo aumentaba el interés de sus clientes por hacerse con test de antígenos a este precio.

«Si dijese que no ha subido la venta te mentiría porque ha habido una subida importante. Hay gente que ha aprovechado que están más baratos para comprarlos y ya tenerlos en sus casas», explica esta farmacéutica desde su local en la calle Cuarteles. Impresiones similares desde una farmacia en la calle Salitre, donde su encargado asegura que «está habiendo bastante movimiento y ventas. Después de las navidades hubo un parón y desde el sábado se animó, te llevas cuatro o cinco por el mismo precio que antes».

El interés masivo de los ciudadanos por adquirir estas pruebas durante las navidades llevó a muchas farmacias a colgar carteles que informaban de que los test de antígenos se habían agotado. Esta circunstancia hizo que muchos negocios se abastecieran de suficientes test para garantizar el suministro. Ahora, algunos de ellos tienen en su almacén una gran cantidad de pruebas autodiagnósticas que adquirieron en su día a un precio superior al que las tienen que vender ahora.

Te puede interesar:

«Se compraron a un precio mucho mayor, depende de la cantidad que cada uno adquiriera el perder o no dinero», explica el encargado de esta farmacia en la calle Salitre. Por el momento, las farmacias estarían suficientemente abastecidas para hacer frente a este aumento en la demanda que se prevé que se prolongue en el tiempo.

De este modo, los negocios farmacéuticos esperan que la venta de los test de detección de Covid-19 se normalice y asiente tras esta limitación. No obstante, algunas de ellas sí temen que durante estos primeros días la demanda supere a la oferta y se produzcan situaciones puntuales de desabastecimiento.