Si recibes un correo electrónico en nombre de la Guardia Civil en el que te informan de una supuesta citación judicial por un caso de pornografía infantil o pedofilia, «no contestes y elimínalo». Así de contundente se muestran en la Oficina de Seguridad del Internauta, entidad desde la que insisten en que no se debe responder a este tipo de mensaje, ya que esto permite a los ciberdelincuentes saber si una cuenta está activa y continuar con el engaño. En este caso, su objetivo es exigir una cantidad de dinero para que el procedimiento judicial no siga adelante.

«Nadie va a realizar ninguna investigación e incautación informática. Se trata de un engaño que utiliza estrategias de ingeniería social para que sigas las indicaciones del ciberdelincuente», explican. Para ESET, una compañía de seguridad informática conocida por sus software antivirus que también ha detectado este correo electrónico, el modus operandi y los evidentes errores de redacción que exhibe hacen pensar que se trata de un claro caso de estafa nigeriana, aunque en este caso dirigida exclusivamente a usuarios españoles.

Parte del correo electrónico.

Parte del correo electrónico.

El correo, que además de la imagen del instituto armado menciona a la policía suiza (Fedpol), Interpol y a la gendarmería francesa, plantea al destinatario dos opciones. Afrontar el procedimiento que supondrá su detención en un plazo de 72 horas y arriesgarse a una condena de cinco años de prisión; o llegar a un acuerdo amistoso con las autoridades francesas a través del pago de una multa de 7.978 euros, aunque dicho pago no eximiría de un periodo de supervisión de seis meses y de nuevas acciones legales en caso de reincidencia. Para ello piden que se redacte una carta manuscrita con datos personales y firma y confirmar que se quiere pagar la multa. Acto seguido, las instrucciones son hacerle una foto a la carta y enviarla.

Para dar más credibilidad al engaño, los estafadores adjuntan un documento en formato PDF: ‘Convocación-Guardia Civil’. El documento, con faltas ortográficas y gramaticales, suplanta la identidad de la actual directora general de la Guardia Civil, la malagueña María Gámez, en el que se alerta a la víctima sobre una supuesta investigación e inminente incautación informática por una investigación por pedopornografía, pedofilia, ciberpornografía y exhibicionismo. Además, instan a responder al correo en un plazo de 48 horas para que las víctimas no tengan tiempo de verificar la información recibida.

En el caso de haber contestado al correo o incluso pagado alguna supuesta multa o cantidad de dinero, la Oficina de Seguridad del Internauta recomienda recopilar todas las evidencias posibles (capturas de pantalla, e-mails, mensajes, etc.) y contactar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) para denunciarlo.